.
EDITORIAL Diciembre debe torcerle el cuello al desempleo
miércoles, 1 de diciembre de 2021

En octubre hubo 2,95 millones de personas desocupadas, con lo que la tasa de desempleo fue de 11,8%. poco a poco empieza a recuperar el empleo perdido durante lo duro de la pandemia

Editorial

El flagelo del desempleo en Colombia venía antes de la pandemia, el problema es que luego de marzo de 2020, las cosas empeoraron al punto que, durante el pico de la situación sanitaria, cerca de cinco millones de personas se quedaron sin trabajo. Aún cuesta llegar a niveles de hace cuatro o cinco años cuando la tasa de desocupación era inferior a un dígito, incluso había ciudades como Barranquilla, Bucaramanga y Bogotá (con menos de 9%) en donde se podía hablar de niveles de desempleo friccional, una suerte de decisión voluntaria de no trabajar para estudiar, buscar un trabajo mejor o descansar. Había entonces, por el contrario, pocas zonas del país, como Chocó y Eje Cafetero, por ejemplo, en donde la tasa de desempleo más alta era de 12% o 14%, números que ahora son los más bajos.

Se puede resumir que las cifras del Dane de octubre empiezan a quebrarle el espinazo a ese problema social y económico, pero con el reto de que aún falta mucho por mejorar. En octubre hubo 2,95 millones de personas desocupadas, con lo que la tasa de desempleo fue de 11,8%, resultado que significa una reducción de 2,9 puntos porcentuales frente a la cifra que se registró en octubre del año pasado, cuando estaba en 14,7%. Unas 695.000 personas salieron de la situación de desempleo frente a 2020. ¡Es un dato muy alto! Con un sector productivo, amparado de políticas públicas más audaces, puede que el desempleo no se convierta en algo estructural, todo dependiendo de los incentivos para producir en Colombia.

Está claro que la industria está muy amenazada, no solo por los altos impuesto y por la carga laboral que representa generar nuevos empleos, sino porque la competitividad de los productos importados entre a los producidos localmente. Las importaciones de los países asiáticos, el contrabando y el cambio de “industriales a importadores”, es una realidad que pesa en las altas tasas de desocupación.

Los cambios tecnológicos también afectan la demanda de mano de obra en el sector productivo y de servicios, un ejemplo elocuente es que cada vez hay menos trabajadores bancarios por la digitalización de las operaciones, la banca por internet o los neobancos. Hoy por hoy, el panorama laboral del país presenta un cuadro keynesiano, calificativo usado cuando la estabilidad salarial en niveles bajos de remuneración no contribuye a que las mismas empresas produzcan más por la demanda aparentemente generada por una subida de salarios.

Es decir, las empresas no contratan más trabajadores o empleados formales, pues no hay demanda suficiente para hacerlo; un claro desequilibrio que es complicado de romper y que meses como diciembre demuestran que cuando la gente sale a consumir, a las empresas no les queda otro camino que demandar mano de obra y mejorar remuneraciones.

Este diciembre tiene muchas particularidades: la primera es una buena parte del país rural está gozando de auténticas vacas gordas con el precio récord del café, en consecuencia, todos los departamentos están viviendo un boom cafetero representado en buenos ingresos, que deben mover el consumo y a su vez obligar a las empresas a generar empleos formales. Lo segundo es que será un fin de año distinto a los dos anteriores, pues la vacunación ha avanzado a gran velocidad y hay un consumo rezagado que le cambiará la cara a la crisis.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 20/01/2022 Hay que esperar 10% de repunte del PIB en 2021

La economía está ante un hecho inédito muy positivo, un crecimiento del PIB de dos dígitos, algo nunca visto y que empuja la dinámica del país para un 2022 lleno de retos políticos

Editorial 19/01/2022 Hoja de ruta del hombre de los US$10 billones

Larry Fink, fundador de BlackRock, sigue guiando las inversiones globales desde su megafondo y en su carta anual habla de las nuevas maneras de trabajar y la sostenibilidad

Editorial 18/01/2022 La economía baila al ritmo de café y petróleo

El barril de petróleo promedia los US$85, mientras que la libra de café se sostiene en unos US$3, buenas cifras para un año que muestra grandes desafíos en consolidación

MÁS EDITORIAL