.
EDITORIAL A la luz del PIB agrario y la dura realidad
sábado, 29 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Pese a las buenas cifras del PIB agropecuario, no se puede ignorar que 30,4% de los productores no están conformes.

De acuerdo con el Dane, entidad encargada de medir la evolución de las principales variables de la economía, el crecimiento del PIB en 2013 de 4,3% tuvo en la construcción y en el sector agropecuario a sus principales jalonadores, con 9,8 y 5,2%, respectivamente. En el caso del primer sector, la evidencia es contundente acerca de su evolución por el impulso que han tenido en los últimos meses la edificación y las obras de infraestructura, en tanto que, sin poner en duda la estadística, el caso del sector agropecuario merece una explicación porque -a primera vista- esos datos parecerían  no concordar con la realidad que enfrenta el campo, expresada en quejas y protestas de los agricultores.

Un primer elemento a tener en cuenta en la evolución del sector agropecuario tiene que ver con el favorable desempeño de la producción de café, que de acuerdo con los datos del Dane creció 22,3%, hecho que muestra una recuperación del importante cultivo frente a 2012 que favorece a una proporción significativa de colombianos y que por la evolución de los precios internacionales, se espera que mantenga ese dinamismo en 2014. Sin duda que la situación impactó el registro global de las cifras, lo cual hace que no se pueda extender a otros frentes como la ganadería, silvicultura y pesca, como lo previene un reciente estudio de Anif.

Lo que está pasando con la economía del agro es un asunto que concierne a las autoridades, pero también debe ser un tema prioritario de debate de la campaña presidencial que se desarrolla en el país.

En ese orden, merece poner toda la atención a los resultados de una encuesta adelantada entre más de 2.600 productores, de los cuales 68% son pequeños; 25%, medianos, y 7%, grandes y que mide la opinión acerca del futuro del sector. El dato que más preocupa es el de 30,4% que considera que su situación será mala, lo que contrasta con 20,4% que cree que su situación económica será buena. La mitad de los encuestados, 49,5%, se considera indiferente frente a la situación económica esperada para los próximos meses. 

Según la encuesta, realizada por la SAC, la situación económica de los campesinos no mejoró en 2013 y la percepción para este 2014 sigue en la misma línea, hecho que explica sus protestas e inconformismo. Además de sus reclamos por el supuesto incumplimiento oficial de las promesas de agosto pasado, la mayor preocupación de los agricultores grandes, pequeños y medianos tiene que ver con los precios de venta de sus productos, lo que pone en evidencia que la comercialización sigue siendo el gran “cuello de botella”.  

Hay que alegrarse con las buenas cifras del PIB agropecuario, pero los datos merecen desagregarse, para evitar sorpresas y/o malos entendidos. Eso también es fundamental para el diseño de la política sectorial.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 22/09/2021 Los vasos comunicantes de Evergrande

China debe evitar que su segundo promotor inmobiliario se convierta en un nuevo Lehman Brothers y que una crisis financiera de escala global se sume a los coletazos de la pandemia

Editorial 21/09/2021 El imperativo de atraer inversión extranjera directa

Todo rally presidencial en el exterior debe medirse por su efectividad para atraer inversión extranjera, que de lograrse, daría el empujón que necesita la generación de empleo

Editorial 20/09/2021 El covid ha muerto, larga vida al covid

Las cifras de muertes por el covid siguen en retroceso, mientras el mundo siente en pleno la llegada de la normalidad, pero más allá del anhelo, hay cosas que llegaron para quedarse

MÁS EDITORIAL