.
EDITORIAL #100RazonesParaElOptimismo
lunes, 26 de junio de 2017

Expectativas de consumo no tienen que ver con una cosa distinta al optimismo y seguridad de que todo mejora, pero la política todo lo enreda

Editorial

El think tank estadounidense, Washington Pew Research Center, publicó hace tres semanas una investigación académica realizada a partir de una encuesta sobre el clima económico en varios países. Es de esos documentos que pasan desapercibidos en medio del enfrentamiento político colombiano, pero que sus conclusiones bien se pueden aplicar, no solo porque hace parte de los encuestados, sino porque participamos de corrientes globalizadoras que tarde o temprano nos afectan. Dice el estudio que “aunque el sentimiento económico es un indicador clave para anticipar la marcha de la economía y la inversión, la percepción que tiene la población de la economía no se basa en el análisis objetivo de los datos, sino que está influenciada por la interpretación ideológica y política y las características socio demográficas de los habitantes del país que se trate. Influye más la ideología que la propia economía”. Es una conclusión hecha a la medida de Colombia en donde magnificamos las cifras y no las comparamos ni las contextualizamos.

Periódicos de nuestra Ripe, como Expansión de España y Diario Financiero de Chile, recogen los comentarios y también los “glocalizan” mirando lo que sucede en sus países, que es casi lo mismo que en Colombia, lugares en donde nos damos más duro de lo que merecemos pues siempre las expectativas económicas son más altas. Expertos The Economist plantean sobre el estudio en mención: “se puede afirmar que el optimismo económico está en auge en todo el mundo, y la confianza económica ha crecido particularmente en América, Europa y Japón, donde ya es más alta incluso que antes de la crisis”, todo lo contrario al sentimiento nacional en países que no comparan ni contextualizan, en qué están y de dónde vienen.

Es fundamental entender que “el sentimiento económico es un indicador clave para anticipar la marcha de la economía y la inversión”, por lo tanto hay que separar el análisis objetivo de los datos de las interpretaciones ideológicas y políticas, marcadas por las características sociodemográficas de los habitantes del país que se trate, que al final de cuentas es la misma tesis desarrollada por Robinson y Acemoglu en Por qué fracasan los países. “Las diferencias que se observan entre países sobre la correspondencia entre indicadores económicos y la confianza no se pueden explicar solo por el grado de desarrollo económico o las medidas que los gobiernos llevan a cabo, sino que influyen otros parámetros menos objetivos (...) Si un gobierno quiere mantener alta la moral de sus votantes, tendrá que hacer especiales esfuerzos en difundir mensajes positivos sobre la marcha de la economía. Si la oposición, por su parte, quiere seguir contando con sus simpatizantes y potenciales votos en las urnas, tendrá que centrarse en descalificar la gestión económica de sus contrincantes políticos, y nada más efectivo para ello que criticar cualquier medida que se emprenda”. Es justo lo que está sucediendo en Colombia que en pocas semanas entra en el frenesí político de cada cuatro años al elegir un nuevo Presidente.

En La República tratamos de separar los datos económicos y financieros en contexto, de las interpretaciones políticas, al tiempo que reconocemos en el optimismo uno de los factores de mayor construcción de certidumbre y mejoramiento de expectativas, por eso hemos querido empezar a recoger entre empresarios 100 razones por las que debemos ser optimistas, conscientes de que la economía es el asunto más sentido por los colombianos.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 20/09/2021 El covid ha muerto, larga vida al covid

Las cifras de muertes por el covid siguen en retroceso, mientras el mundo siente en pleno la llegada de la normalidad, pero más allá del anhelo, hay cosas que llegaron para quedarse

Editorial 18/09/2021 La sepultura del Doing Business es un precedente

Muy grave lo que pasó con la medición de la competitividad, encontrado por expertos, y que le puso final al informe Doing Business del Banco Mundial, una pérdida de credibilidad

Editorial 17/09/2021 La calidad de la educación virtual pasa al tablero

Era un secreto a voces que la calidad de la educación virtual no era la mejor cuando hay mal internet, señal celular deficiente y pésimo seguimiento de los profesores a los alumnos

MÁS EDITORIAL