.
ANALISTAS ¿Dónde nace la energía?
viernes, 26 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lo que sucede en nuestro cuerpo durante la actividad física no es algo sencillo. El organismo recurre a diferentes métodos para la producción de energía aeróbica (que necesita de la respiración) o anaeróbica (que no necesita de la respiración).
 
La energía se obtiene en la nutrición, por eso el organismo necesita transformar los alimentos y almacenarlos como un compuesto denominado ATP (adenosin trifosfato); este es de los de alta energía porque es capaz de almacenar energía química en gran cantidad. A partir del ATP el organismo obtiene la energía necesaria para la contracción muscular.
 
El calentamiento puede condicionar la utilización de un tipo de energía en el momento necesario. Para aprovechar mejor la energía que nuestro cuerpo produce siempre sirve conocer nuestra frecuencia cardíaca, consumo de oxígeno y la velocidad a la que queremos ir. Si se ha hecho una buena preparación cardiovascular, nuestro trabajo va a ser el correcto. La glucosa es la principal fuente de energía para el metabolismo; se obtiene a través de la alimentación y se almacena principalmente en el hígado. Gracias al ejercicio, la glucosa es oxidada completamente hasta convertirse en dióxido de carbono produciendo más energía que cuando es convertida en ácido láctico, por eso el organismo trata de obtener la mayor parte de energía por la vía aeróbica; tener un consumo de oxígeno elevado va a favorecer la capacidad del organismo para conseguir energía.
 
Para lograr una buena producción de energía es necesario iniciar un buen plan de alimentación y conocer las necesidades diarias según la intensidad del ejercicio. El consumo de carbohidratos como cereales integrales, pan y pasta deberían equivaler por lo menos al 60% del aporte diario.