.
ANALISTAS Compras para especular o para invertir -Ebidta-
miércoles, 22 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Existe una gran diferencia entre comprar para especular o para invertir. La primera se ejecuta casi siempre fruto de una expectativa, rumor, o conclusión derivada de variables que pueden o no ocurrir. La segunda depende de un análisis profundo y bien fundamentado donde se tienen en cuenta los innumerables riesgos que siempre son intrínsecos a cualquier inversión, estos últimos inclusive en préstamos cuya seguridad depende no solamente de la solvencia, sino también de la honestidad del acreedor.

En el caso de las inversiones en sociedades anónimas inscritas en bolsas de valores, el análisis de inversión en estas depende, no solamente de los informes anuales de las compañías, sino también  de los informes trimestrales que a Superintendencia Financiera están obligados a entregar estas sociedades y que pueden ser consultados en la página web de la Superintendencia. En los países desarrollados, especialmente en los Estados Unidos, los inversionistas tienen además a su alcance análisis y proyecciones detallados de las compañías que son elaborados trimestral y conjuntamente por los comisionistas de bolsa y las administraciones de las empresas. 

Desafortunadamente en Colombia, los informes que exigen los organismos de control son mínimos y anacrónicos sin ningún detalle de cuentas tan delicadas como lo son las de intereses causados, depreciación, impuestos de renta y patrimonio, y amortizaciones - Ebitda- (por sus siglas en inglés) y que son indispensables para conocer las generación de utilidades antes de estos conceptos contables y que son los elementos indispensables para conocer la rentabilidad de la operación de los negocios. De ahí los recientes descalabros como el de Fabricato - Interbolsa.

Igualmente los comisionistas de bolsa son en su inmensa mayoría agentes comerciales sin conocimientos contables y financieros y por ello no pueden analizar las cifras ni siquiera con explicaciones que dan las administraciones de las compañías y mucho menos interrogar estas administraciones sobre el pasado, presente y futuro de las empresas. Sus sugerencias son dadas entonces basadas en rumores, instinto y en una mínima proporción con fundamentación.

La obligación impuesta por la administración de impuestos nacionales de llevar los estados contables según las normas financieras y contables internacionales es un primer paso para que todos los estados financieros tengan una idéntica metodología. 

En igual forma es urgente que la Superintendencia Financiera actualice los formatos de las presentaciones de los informes trimestrales de las empresas para facilitar su análisis incluyendo en estos  las utilidades generadas por la operación antes de intereses, depreciaciones, impuestos y depreciaciones -Ebitda- por sus siglas en inglés, así como también el detalle del origen y la aplicación de fondos. Bajo estas nuevas exigencias a los estados financieros, los comisionistas de las compañías operadoras de bolsa deberían tener un conocimiento claro, comprobado con exámenes, para poder tener su aprobación para operar.

Una análisis de inversión obligatoriamente tiene que regirse por el Ebitda y los administradores tener como principal objetivo la generación e incremento periódico  de este en sus resultados.  Sin estos análisis es imposible que la compra en acciones se haga como una fundamentada inversión. Sería siempre una especulación.

Nota: para información de algunos lectores y redactores económicos que frecuentemente caen en el error al ejecutar análisis de cifras en dólares, un billón de dólares son equivalentes a mil millones de dólares y un trillón de dólares a mil billones.