.
ANALISTAS Apertura a puerta cerrada
jueves, 6 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Los retos económicos y políticos que está viviendo Cuba han elevado la reacción del Gobierno cubano para captar inversión extranjera, conocimiento científico y tecnológico y la innovación en la mejora continua de productos y procesos de producción.

En mi reciente visita a Cuba tuve la oportunidad de conocer al exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien se encontraba en el país hablando sobre estos y otros retos como parte del desarrollo e integración de la región.  De acuerdo al Instituto Lula, su misión es estimular la democracia y la inclusión social aliada al desarrollo económico por medio de la cooperación de Brasil con África y América Latina.  

El exmandatario visitó áreas agrícolas de la empresa agropecuaria Cubasoy en la provincia de Ciego de Ávila, donde aprovecho para hablar sobre la cooperación para estrechar aún más el intercambio en el sector, con el envío de especialistas, técnicos y estudiantes.  A esta visita lo acompañaron el gobernador del estado de Mato Grosso y empresario Blairo Maggi y Pedro Sergio Almeida.  Vale la pena recordar que Brasil es el mayor productor y exportador de soya en el mundo.  Lula visitó el mega puerto del Mariel, donde se realizan las obras para la construcción del puerto marítimo y zona franca más moderno de la región, avalado con una inversión cercana a los $957 millones de dólares, de los cuales $682 millones serán financiados por Brasil y lo restante por el Gobierno cubano.

Lula participó de un amplio debate con empresarios y funcionarios cubanos en el Hotel Nacional.  Sin embargo, lo hizo a puerta cerrada sin la presencia de los medios presentes, ya que fueron obligados a salir de la sala cuando estaba por comenzar la conferencia.  Demostrando un desconfío por parte del Gobierno cubano y muestra de un mal juicio para informar a la comunidad financiera.

En estas condiciones, queda muy difícil comprender como se está desarrollando el actual proceso de apertura de mercados y nueva ley de inversión extranjera para promover la transferencia de tecnología y lograr financiar proyectos de infraestructura en el país.

Por otra parte, un enfoque alternativo que afirma los cambios de política y decisión del régimen Castristra, es la creación de organizaciones sin animo de lucro, como Cuba Emprende que fomentan el emprendimiento por medio de donaciones de cubanos exiliados.  Según Damien Cave, corresponsal del NYTimes, por medio de este tipo de organizaciones no gubernamentales ‘están educando a una nueva generación de empresarios cubanos para tomar ventaja de las aperturas limitadas recientes de la empresa privada en Cuba.’  Dentro del ambito de la integración regional, este escenario de convergencia económica es uno de los requisitos para cerrar la profunda brecha tecnológica y científica a la que han sometido al pueblo cubano por más de medio silo.