.
ANALISTAS Ajustes a la economía colombiana
martes, 6 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El informe que publicó el Fondo Monetario Internacional (FMI) la semana pasada es realmente interesante, pues facilita el trabajo de quienes hacen las políticas macroeconómicas al alertarlos sobre situaciones que hay que vigilar y contrarrestar para un buen desempeño económico en los próximos dos años.

El primero de los elementos a tener en cuenta es el precio de las materias primas; según explica el informe entre 2003 y 2011 es posible decir que hubo un boom en el valor de estos productos, pues sus precios internacionales, medidos en dólares corrientes de EE.UU., casi se triplicaron entre 2003 y 2011, sin embargo se han ido debilitando desde 2012, incluso se está diciendo que el boom ha llegado a su fin y que los precios continuarán bajando. El precio del petróleo también bajará pues, según dicen, los países productores de petróleo que no pertenecen a la OPEP están aumentando su producción. Según el texto, el Café y Trigo parecen ser los únicos productos que mantendrán una tendencia alcista.

En este sentido el FMI resalta la importancia de hacer reformas estructurales, no basta con asegurarle los ingresos a los productores, también es importante que las producciones pequeñas y grandes sean más eficientes, que produzcan más a menores costos, para eso el gasto público no debe ser destinado solo a subsidios sino también a resolver las deficiencias estructurales claves mediante bienes públicos como sistemas de riego, así como trabajar en bajar los elevados costos de energía y de la mano de obra. Para el caso específico de Colombia es aún más imperativo aumentar los esfuerzos por mejorar la infraestructura, más y mejores carreteras además de la posibilidad de navegar por los ríos del país no pueden ser más que sueños o cosas del pasado. Los costos de los fletes internos no pueden exceder los de los fletes externos.

Otro de los temas es el de la Inversión Extranjera Directa, aunque de eso se habló la semana pasada cabe resaltar lo que dice el informe en este sentido: el alza del rendimiento de los bonos estadounidenses desincentiva las inversiones en otras monedas. La falta de inversión además genera una presión sobre los tipos de cambio, esto es lo que ha pasado también en el país, y al mismo tiempo lleva a que las tasas de interés internas suban y aumenten los costos de los créditos, se estimula la descapitalización, y en este sentido no se pueda revertir la desindustrialización, o como dice el FMI que “persistan los cuellos de botellas por el lado de la oferta”.

Por otro lado las empresas han emitido fuertemente deuda empresarial durante varios años consecutivos y esto preocupa a las diferentes economías de América Latina, pues estas empresas podrían estar alcanzando niveles problemáticos de apalancamiento financiero. Después de revisar los datos de 1.000 empresas no financieras que cotizan en bolsa en Colombia, Brasil, Chile, México y Perú, el aumento del apalancamiento en años recientes parece que todavía no ha comprometido la capacidad de servicio de la deuda de las empresas. Sin embargo es importante mantener esto bajo vigilancia.

Al FMI parece gustarle que Colombia haya aumentado su capacidad para adoptar una política fiscal más contra cíclica en los últimos años, y es que realmente esta debe ser más restringida en épocas de auge y más relajada en épocas de recesión. Sin embargo se cree que es necesario seguir avanzando en otros aspectos importantes de política fiscal, como la sostenibilidad, la transparencia y la eficiencia fiscal. Los subsidios deben ir a quien realmente los necesite, el gasto debe ser focalizado correctamente no solo según quien lo necesite sino hacia lo que realmente se necesite. Asimismo, la corrupción debe parar, de esa forma se podrían recaudar más impuesto sin necesidad de subirlos.