Mai, de Fiji, sería uno de los destinos alejados de tierra firme que se le ofrecen a los multimillonarios avaluada en US$4 millones

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co

Playas vírgenes, de aguas blancas, arrecifes de coral y  ambientes tropicales son los destinos más apetecidos por cualquier persona que quiera darse un descanso o unas vacaciones. Sin embargo, las restricciones por la crisis sanitaria ha negado la posibilidad de que las personas puedan asistir a estos espacios turísticos. Esto, ha exigido a las personas reinventarse para poder sobrepasar estos días de encierro  por las cuarentenas, adoptar nuevas medidas de bioseguridad que ayuden a mitigar los riesgos de contagio e invitado a la austeridad por la crisis económica que ha traído la pandemia a nivel mundial.

Un selecto grupo de personas con gran poder adquisitivo, ha cumplido las dos primeras exigencias, excepto la última, pues la tendencia ahora, es comprar islas privadas donde puedan pasar la cuarentena de manera mas recreativa y a alejarse de las zonas de contagio.

Según el Diario Expansión, de España, la isla Mai de Fiji, sería uno de los destinos alejados de tierra firme que se le ofrecen a los multimillonarios  y que estaría avaluada en el mercado en US$4 millones. Así como regiones del Pacífico Sur, el Caribe, partes remotas de EE.UU. y Europa, estarían entre los destinos más demandados, según expertos en el sector inmobiliario, como lo indica el diario.

Según el Diario,  en medio de la pandemia,  "un misterioso cliente compró Horse Island, un refugio privado frente a la costa suroeste de Irlanda que tenía un precio de venta de 5,5 millones de euros". Este lugar, cuenta con seis casas de huéspedes, una pista de tenis, un helipuerto y muchos metros cuadrados para disfrutar y recrearse.

El comprador de Horse Island, indicó Expansión de España, al parecer tuvo que comprar el lugar sin visitarlo, debido a las restricciones de movilidad por cierre de fronteras que ha producido el coronavirus. Mientras otros, que sí prefieren ir a ver las islas en físico,  no han podido efectuar sus compras.

Existe una amplia diversidad de precios que incluso supera la alta demanda, y empiezan por valores que son equivalentes al monto de un coche de alta gama.