El conglomerado de marcas de lujo Lvmh Moët Hennessy Louis Vuitton ha sellado un acuerdo definitivo para adquirir la joyería estadounidense Tiffany & Co.

Expansión - Madrid

En el mundo del lujo se dan pocas operaciones de tanto calado como la que acaban de cerrar el gigante del lujo francés Louis Vuitton Moët Hennessy (Lvmh) y la joyería estadounidense Tiffany . Ambas han cerrado un acuerdo de US$16.200 millones para que Lvmh se haga con la joyera estadounidense, según han anunciado este lunes.

Se trata de la operación más grande en la historia del grupo líder mundial del lujo, dirigido por el multimillonario Bernard Arnault, dueño de marcas como Louis Vuitton, Givenchy, Christian Dior o Marc Jacobs. Está previsto que la operación se cierre a mediados de 2020.

Tras dos meses de negociación, los consejos de administración de ambos grupos (auténticos emblemas nacionales dentro de sus países) se reunieron ayer para ultimar el acuerdo.

En un comunicado conjunto, los dos grupos confirman que han llegado a "un acuerdo definitivo para la adquisición de la joyera estadounidense por parte de Lvmh, a través de un a opa, a un precio de US$135 por acción en efectivo. La operación supone valorar a Tiffany en unos 14.700 millones de euros".

Es un 12,5% más que la primera oferta de Lvmh, que valoraba la cadena de joyería de alta gama en 14.500 millones de dólares (algo más de 13.000 millones de euros), pero por debajo de los 145 dólares por acción que pretendían los estadounidenses, informa Le Figaro.

"Tenemos un inmenso respeto y admiración por Tiffany y tenemos la intención de desarrollar esta joya con la misma dedicación y compromiso que hemos aplicado a todas y cada una de nuestras firmas", ha declarado Bernard Arnault, presidente y consejero delegado de Lvmh.

Arnault, una institución en Francia 
Bernard Arnault es en Francia lo que Amancio Ortega en España: uno de los mayores millonarios del país y dueño de la cadena más internacional del panorama empresarial.

Lvmh tiene marcas en distintos sectores del lujo y todas líderes. Más de 70, entre las que figuran los champanes más prestigiosos del mundo (Moët & Chandon o Veuve Clicquot, por citar solo algunos), firmas de perfume como Acqua di Parma, Guerlain o Perfumes Loewe y de moda y marroquinería como Emilio Pucci, Louis Vuitton, Loewe o Dior, entre otras muchas.

Con la compra de Tiffany amplía su negocio joyero, que es uno de los de mayor crecimiento dentro del lujo, con un crecimiento global del 7% en 2018 y un mercado de alrededor de 18.000 millones de euros, según estimaciones de Bain & Co.

En 2011 Lvmh compró a la familia Bulgari su joyería , consolidando así su liderazgo mundial en joyería por delante de Richemont , que es el grupo dueño de Cartier y Van Cleef & Arpels.

Tiffany fue fundada en 1837 en Nueva York y cuenta con más de 300 tiendas en todo el mundo. La que tiene en la Quinta Avenida de Nueva York es mítica por la escena de la película Desayuno con diamantes. En el primer semestre de su año fiscal (que va de febrero a julio) la cadena tuvo un beneficio neto de US$261,5 millones  (236 millones de euros), lo que representa un retroceso del 8,9% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

En los nueve primeros meses de 2019, Lvmh facturó 38.398 millones de euros, lo que representa un incremento del 16% respecto del mismo periodo del año anterior.