.
OCIO Los coleccionistas de arte predicen una "estampida" hacia Cuba, por buenas relaciones con EE.UU.
domingo, 28 de diciembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Mundo - Caracas

Por años, coleccionistas de EE.UU. han estado rondando el arte cubano y comprándolo, gracias en parte a una poco conocida excepción al embargo comercial en vigor desde hace más de medio siglo, que hace que sea legal para los estadounidenses comprar arte cubano, algo que Washington clasifica como activos culturales (a diferencia del ron o los cigarros), reseña el diario Wall Street Journal.

Ahora, coleccionistas como Howard Farber, de Miami, dicen que espera una “estampida” de los amantes del arte de EE.UU. hacia los estudios y galerías de Cuba tan pronto como se torne más fácil para ellos viajar y comprar allí. “Creo que el arte cubano ha sido uno de los secretos mejor guardados entre unos pocos coleccionistas”, dice Farber, “y ahora que Cuba se abre para nosotros creo que más gente va a descubrir un género que es fresco y estupendo”.

Los precios del arte cubano empezaron a subir durante la última recesión, impulsados por coleccionistas como Farber y la filántropa de Miami Ella Cisneros, además de grandes museos como el Tate de Londres. Hoy, los precios de obras de estrellas vivientes del arte cubano como Yoan Capote, Carlos Garaicoia y el dúo de arte conceptual Los Carpinteros oscilan entre $ 5.000 y $400.000.

La plástica cubana encarna una mezcla de influencias y temáticas españolas, africanas y caribeñas. Wifredo Lam, quien murió en 1982, es considerado el Picasso de Cuba; hace dos años Sotheby’s endió Ídolo (Oya / divinité de l’air et de la mort), una obra de 1944, por $4,6 millones, un precio récord para el artista.

Los artistas cubanos tienden a favorecer el uso de los objetos encontrados tales como pedazos de madera gastados y chatarra. El arte cubano también ha abordado temas específicos de la isla, como el aislamiento y el mar: balsas, torres y remos son símbolos frecuentes. La crítica política ha tendido a la representación en imágenes codificadas para eludir la censura; últimamente, una mayor parte de la producción ha tratado de responder a preocupaciones globales como la inmigración y la economía.

El coleccionista Steven Eber, también de Miami, dice que planea mantener un ojo en el arte cubano para ver si la experimentación de los artistas con diferentes motivos estrecha los lazos con EEUU y les da un mayor acceso a Internet y permisos para viajar más. “¿Cuántas pinturas de barcos realmente necesitamos?”, dice, medio en broma.

El marchante George Adams dice que la escena del arte también tendrá que sostenerse por sus propios méritos después de que pase su atractivo inicial de “fruto prohibido”.

Actualmente, las obras de artistas cubanos no son necesariamente más baratas en La Habana que en Nueva York o Londres. Pero coleccionistas que visitan la isla pueden conocer y establecer allí relaciones con los artistas que pueden dar lugar a pequeños descuentos o prioridad sobre las nuevas piezas antes de que las obras lleguen a galerías de Europa o Nueva York. Este tipo de acceso es particularmente valioso para los estadounidenses que compiten con coleccionistas europeos y latinoamericanos que llevan años viajando a Cuba. Distribuidores cubanos dicen que los estadounidenses representan más de un tercio de sus compradores.

El marchante neoyorquino Sean Kelly, que representa a Los Carpinteros, dice que espera que los coleccionistas estadounidenses se concentren en encontrar y visitar artistas jóvenes y vanguardistas en Cuba que aún no han sido ampliamente exhibidos en el extranjero. Kelly señala que también es probable que los coleccionistas se agolpen en la próxima bienal de La Habana, en mayo.

“Si usted fuera el Jean-Michel Basquiat de Cuba de 24 años, nadie en EE.UU. habría sido capaz de descubrir su trabajo. Ahora, lo haremos”, dice Kelly.

Kelly también piensa que podría ser más fácil para los artistas cubanos obtener permisos para viajar a EE.UU., algo que aún sigue siendo difícil, y vender su trabajo a los estadounidenses que usan tarjetas de crédito y divisas en cuentas en EEUU.

Ir de compras a Cuba ha sido durante mucho tiempo un asunto complicado. Durante décadas tras la revolución de Fidel Castro de 1959, los coleccionistas de EEUU que deseaban viajar a Cuba necesitaban una licencia de viaje de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC por sus siglas en inglés), que repartía un puñado de licencias al año para los estadounidenses que buscaban explorar Cuba por “materiales informativos” tales como arte.

Otros coleccionistas aprovecharon diferentes resquicios legales para entrar a Cuba y comprar arte. Por ejemplo, con permisos de viaje otorgados por el Departamento del Tesoro a estadounidenses que se comprometieran a hacer trabajos humanitarios, académicos o religiosos en Cuba.

Farber, quien hizo su fortuna como copropietario de la cadena Video Shack, ve paralelismos entre el arte rebelde hecho en China tras las protestas de la Plaza de Tiananmen y arte producido durante los períodos cruciales en la historia de la revolución cubana. Para acceder a los estudios de los artistas en Cuba, tuvo que establecer hace cinco años una fundación benéfica y crear un premio para artistas de la isla. Ahora, es dueño de más de 200 obras y planea volver el mes próximo.

Kelly aprovechará su licencia educacional para volar a La Habana la próxima semana con su familia inmediata para asistir el 28 de diciembre a la boda de Dagoberto Rodríguez Sánchez, uno de los miembros de Los Carpinteros. “Para Cuba, esto es equivalente a la caída del Muro de Berlín”, afirma. “Todos estamos listos para la fiesta”.

MÁS DE OCIO

Moda 19/06/2021 Levi’s envía mensaje de inclusión en mes del orgullo defendiendo pronombres diversos

La marca de jeans reivindica la diversidad e inclusión con su nueva campaña

Gastronomía 18/06/2021 ‘Jairo: Cocina Artesana’ una propuesta inspirada en la cocina y agricultura de Colombia

´'Jairo' es la nueva propuesta del Hotel W Bogotá. El cual busca elevar los ingredientes colombianos al paladar de locales y foráneos

París 17/06/2021 Disneyland París reabrió con protocolos de bioseguridad tras ocho meses de cierre

Las interacciones cercanas, incluidos abrazos, estarán suspendidas temporalmente y visitantes mayores de 6 años deberán usar mascarillas

MÁS OCIO