.
MEDIOS Las historias que corren peligro con el cierre de más de 2.200 periódicos locales en EE.UU.
domingo, 5 de diciembre de 2021

En Estados Unidos debido al cierre de más de 2.000 periódicos locales, el número de periodistas se redujo a la mitad en 17 años

La falta de recursos impulsó la caída y desaparición de más de 2.220 periódicos locales en Estados Unidos desde 2005, una situación que no solo amenaza a una industria, sino que impide informar sobre temas vitales que afectan a las comunidades en seguridad pública, educación y política. Esta es la historia que recogió las páginas del Washington Post, que también encontró que entre 2008 y 2020, periodo en el que se dio la gran parte de cierres, disminuyó el número de periodistas a más de la mitad.

El diario encontró que pese a que la situación se suele contar en pérdidas de trabajo y empresas, la historia va más allá, ya que en realidad se están perdiendo historias locales, que no alcanzan a llegar a los grandes medios nacionales, y que incluyen controversias regionales o malas acciones que no se denuncian o cuentan por completo. reunió a algunos de estos periodistas para que contaran este tipo de historias que se perderían con la desaparición de los medios locales, dejando un desierto de información creíble y confiable dentro de las comunidades.

El diario también reconoció el intento de grandes redacciones de invertir en periódicos, emisoras y estaciones de TV regionales sin fines de lucro con el fin de impulsar el periodismo comunitario. Sin embargo, señaló que en los próximos años se requerirán esfuerzos más amplios para no perder ese tejido de historias que unen a las pequeñas comunidades.

Acá algunas de las historias que recopiló la publicación:

Un río amenaza a la aldea Yup'ik en una pequeña isla en el oeste de Alaska

La historia de Greg Kim, reportero gráfico de Kyuk en Alaska, cuenta cómo el Río Kuskokwim, que proporciona recursos para más de 370 residentes de Napakiak también amenaza su existencia, ya que la erosión ha hecho que aumente sus niveles y llegue a solo 64 pies del aula de clases del colegio local. Para la comunidad, que se pierda la escuela, también significa perder el "corazón de la comunidad", siendo este el edificio más grande de la aldea.

"El río Kuskokwim ha estado carcomiendo Napakiak durante décadas. La comunidad está acostumbrada a regresar las casas cuando el agua se acerca demasiado. Pero la escuela es demasiado grande para moverse y el río se acerca demasiado rápido, acelerado por el cambio climático", señala la historia, que además explica, basada en varios estudios de erosión, como esta región se calienta dos veces más rápido que el resto del mundo, por lo que pierde terreno tres veces más rápido, que lo que pasaba hace una década.

Pese a que esperan reubicación y apoyos, por una inminente amenaza generada por el cambio climático, los residentes señalan que no reciben la ayuda suficiente. El plan de retiro cuesta cerca de US$100 millones y solo han recibido menos de 10%. Lo que ocurre según residentes locales por barreras en el presupuesto que excluyen a aldeas nativas de la zona.

La historia también incluye las barreras de financiamiento que enfrentan en general los pueblos nativos de EE.UU. "Napakiak es una de las 73 comunidades remotas de Alaska que enfrentan el mayor nivel de amenaza debido a la erosión, las inundaciones y la degradación del permafrost", señala el periodista.

En este momento la comunidad espera los fondos para poder mover al menos la infraestructura de la escuela, mientras los niños toman clases en aulas portátiles cercanas, sin embargo, estas son requeridas para otros servicios, por lo que si no reciben nuevas unidades, tendrán que recurrir al telestudio, una opción que dicen locales es una opción dolorosa, teniendo en cuenta que nadie tiene acceso a internet de banda ancha en casa.

¿Quién esta matando a los osos Grizzlies en Freemont?

Otra de las historias que reunió el Washington Post fue la de Natalie Schachar, periodista de Idaho, y Natalie Behring, foto periodista de la zona, quienes desarrollaron este reportaje para el Island Park News, en el condado de Freemont (población 13.000).

La historia inicia cuando autoridades encontraron el cadáver de una hembra Grizzly sumergido en el río con varios disparos, y a su cachorro, que suponen murió por hipotermia o hambre esperando en la guarida.

Esta fue una situación que movió a la comunidad, ya que rara vez los osos pardos mueren asesinados, sino que por la protección de la ley, mueren por causas naturales. Además, era la tercera situación que se había presentado en menos de un año en el ecosistema de Yellowstone, donde se pueden cazar otro tipo de animales grandes, pero no osos, situación que se castiga con una pena de US$50.000 y un año de prisión.

La historia cuenta cómo los habitantes de la zona han aprendido a convivir con esta especie, donde pese a que han tenido algunos incidentes, han logrado establecer un equilibrio seguro para los dos., sin embargo, con el aumento de visitantes y una economía en movimiento, han llegado nuevos residentes que amplían los límites de las urbanizaciones corriendo el espacio de los osos. Para algunos expertos esta situación pudo haber generado la reciente caza, ya que algunas personas consideran que el territorio de los grizzly se ha aumentado.

En la historia, donde por meses intentaron encontrar a los culpables, relatan que el problema de este caso es que la "capacidad de reproducción de las hembras de osos pardos es baja, tienen una de las tasas más lentas entre los mamíferos de América del Norte, y una población de osos puede tardar años en recuperarse de una muerte". Teniendo esto en mente, dos protectoras de la vida silvestre lograron recaudar US$40.000 para obtener información de los responsables. Esta era la recompensa más grande que se recuerde por este tipo de información, lo que se espera que rápidamente traiga pistas para este caso.

La esperanza por una mejor vivienda

En Mississippi muchas casas necesitan reparación, pero para logarlo los miembros de la comunidad necesitan apoyos por parte del Gobierno, ya que los habitantes de la región, mayoritariamente rural, tiene altas tasas de desempleo y un bajo ingreso per cápita. Para expertos de la zona el problema es uno de "injusticia sistémica", lo que genera que las personas vivan en propiedades infravaloradas en los vecindarios negros.

Esta no fue la situación de Gloria Juan Lewis y que relató Rory Doyle, un fotógrafo independiente de Cleveland, que trabaja en el diario Greenwood Coomonwealth. Lewis logró una remodelación a través del programa Home de Mississippi Home Corporation, una iniciativa del Estado que ayuda en el problema, sin embargo, cuenta que su caso no es el de la mayoría, que ve "como las personas viven en un sistema que se apila en su contra. Tantas casas están en ruinas aquí, y algunas personas simplemente terminan perdiendo sus hogares (...) Se pone tan mal para algunas personas que simplemente no pueden quedarse, especialmente si viven solas y no tienen familiares que las mantengan. Conozco a muchas personas que acaban alquilando porque al menos se supone que los propietarios deben arreglar las cosas que necesitan ser reparadas ".

La feroz política del polvo

La historia de Joan Meiners, escritora medioambiental en Utah, y que escribe para el Spectrum & Dail News, relata cómo caminos y senderos en Duck Creek Village generar nubes de polvo en las casas cercanas. Este aumento viene del aumento del tráfico de turistas que pasan en vehículos todo terreno para escapar algunos días hacia la naturaleza.

Pese a que una de las soluciones es rociar la carretera con cloruro de magnesio, una sal que puede mantener el polvo en las vías, esto también puede secar la vegetación cercana a la carretera, lo que pone en una balanza los peligros para la salud del polvo, y la sequía o amenaza de incendios forestales.

Adicionalmente, y con el problema del polvo al alza, por el boom del turismo en la zona, la pregunta de los habitantes es por qué no reciben apoyo del estado para el control de este problema, cuando ellos son los que entregan los permisos de construcción para seguir fomentando el turismo. Sin dejar de lado la otra historia, donde se cuenta cómo se han multiplicado por 10 los incendios desde los 90 a causa de la sal de los caminos.

Pero Joan Meiners va más allá y analizó cómo este no es un problema exclusivo de Duck Village, sino que la Oficina de Estadísticas de Transporte de EE.UU, estima que hay 1,2 millones de millas de carreteras sin pavimentar, donde 25% han sido tratados con soluciones como el cloruro de magnesio.

Por el momento, la ciudad y los propios habitantes debaten cuáles son las mejores opciones que tienen, entre las que están usar otro tipo de sustancias como el lignosulfonato, sin embargo, es posible que no mantenga tan bien el polvo, o que el condado pavimente los caminos que tienen alto tráfico.

Lea las historias completas y otras en el especial:

Cómo salvar la pradera, Acre por Acre

El juez que mantiene a las personas fuera de la cárcel

El pastor que desafió las probabilidades

Después de la muerte de Ahmaud Arbery, este grupo exigió un cambio

La feroz política del polvo

Una esperanza largamente diferida de una mejor vivienda

MÁS DE OCIO

Entretenimiento 25/01/2022 Sony Music confirmó la compra del catálogo de Bob Dylan y futuros trabajos a lanzar

Se estima que la transacción estuvo entre US$150 y US$200 millones, aún el total no es público por un acuerdo de confidencialidad

Espectáculos 28/01/2022 Las galerías retoman su agenda de exposiciones para público visitante y compradores

Nuevamente abren sus puertas las galerías, mostrando así el arte que hay para descubrir este mes.

Salud 29/01/2022 Estas son las claves que brindan algunos expertos para conseguir una vida saludable

Un buen descanso, alimentación y un espacio para la lectura son algunas actividades para un equilibrio entre el cuerpo y la mente

MÁS OCIO