Según el gerente general de la Catedral de Sal de Zipaquirá, para este año esperaban alcanzar la visita de 600.000 turistas; sin embargo, ahora esperan lograr 90.000

María Alejandra Ruiz Rico - mruiz@larepublica.com.co

Todos los territorios y sectores del país se han visto afectados por la pandemia de covid-19 y las cuarentenas para intentar disminuir el contagio y los lugares más turísticos de la Sabana de Bogotá no han sido la excepción. Este es el caso de la Catedral de Sal de Zipaquirá, que tenía planeado alcanzar 600.000 turistas al finalizar 2020; sin embargo, hoy esperan llegar solo a 90.000 en lo que resta del año, así lo explicó Orlando Sotelo, gerente general del lugar.

¿Desde cuándo cerraron la Catedral?
La Catedral de Sal está cerrada oficialmente desde el 17 de marzo, previo a eso, el covid-19 ya estaba en Zipaquirá y cuando se puso la situación un poco delicada se tomó la decisión de prevenir y de cuidar al equipo de trabajo, la ciudad y la catedral misma; por eso tomamos la decisión de cerrar desde esta fecha.

LOS CONTRASTES

  • Gustavo ToroPresidente de Cotelco

    “La reactivación va a paso muy lento. La reapertura del transporte, tanto aéreo como intermunicipal, es fundamental para pensar en una reactivación del sector”.

¿Cuántos turistas reciben anualmente?
Nosotros normalmente recibimos 540.000 turistas al año, de los cuales 30% son turistas extranjeros.

¿Cuáles han sido las principales pérdidas durante la pandemia?
Efectivamente nosotros tuvimos que hacer una disminución presupuestal por $10.000 millones, estos son ingresos que ya no le llegarán a la Catedral, sin embargo, el municipio en general ha dejado de recibir mucho dinero. Zipaquirá es una ciudad de 150.000 habitantes y 10% de la población tiene alguna relación con el turismo.

¿Cuándo esperan que se dé la reapertura de la Catedral?
Yo tengo expectativas de que hacía agosto, máximo septiembre podamos reiniciar nuestras actividades. En ese momento aspiramos arrancar con 20% o 30% de lo que teníamos planeado. Aún estamos analizando si con algunos medidas logramos a final del año tener una recuperación un poco mayor.

¿Cuánto esperaban crecer durante 2020?
El año pasado habíamos alcanzado 530.000 turistas y para este año esperábamos llegar a 600.000. En estos momentos nuestras estadísticas están en 110.000. Obviamente las expectativas que tenemos nosotros es que en estos tres últimos meses del año podamos llegar a 30% de lo que teníamos presupuestado, estaríamos hablando más o menos de otros 150.000 turistas en esos tres meses. Vamos a ver si logramos llegar al menos a esa cifra, o por lo menos a unos 80.000 o 90.000 turistas; tendremos que ir viendo cómo continúa el año.

¿Cómo cree que serán los nuevos visitantes de la Catedral?
Creo que vamos a tener un turista mucho más exigente, un turista que va a requerir de nosotros los prestadores de servicios turísticos unos servicios de alta calidad, independientes y que le permitan a las familias disfrutar sin que se tenga algún riesgo o alguna dificultad de salud, además, esperarán contar con logística suficiente para evitar las aglomeraciones.

¿Qué protocolos están implementando para los turistas en ese sentido?
Nosotros tenemos una fortaleza y es que el recorrido de la Catedral es un recorrido aproximado de dos kilómetros, entonces nos estamos preparando para que la gente pueda ingresar por una puerta y salir por otra, de tal manera que no haya aglomeraciones. Además, hay que resaltar que el ambiente salino es un ambiente propicio para la salud y que ha demostrado ser un ambiente en el cual es imposible que se genere alguna bacteria, o algún virus. Entonces estamos trabajando fuertemente en un proceso de reingeniería y de rediseño.

¿Cree que se puede hablar de una recuperación en 2020?
No, creo que este año vamos a terminar con 20% o 30% de lo que teníamos planteado y por los menos yo aspiro que a partir de enero arranquemos con ese 30%, pero al final del año esperamos a estar ya en un 70% u 80% de la recuperación del sector turístico.
Creo que el año entrante va a ser un proceso de recuperación progresivo y lento, pero se va a dar, sin embargo, para alcanzar los niveles de 100%, hemos calculado un año adicional. Lo que sí haremos para recuperarnos este año, es incluir algunas promociones para que los turistas vuelvan.

Los pedidos de la Catedral de Sal de Zipaquirá al Gobierno Nacional
Según Orlando Sotelo, gerente general de la Catedral de Sal de Zipaquirá, el turismo ha sido uno de los renglones más afectados y será uno de los últimos que va a entrar en la reactivación, “por esto vamos a necesitar y estamos demandando que el Gobierno Nacional nos faciliten recursos para poder entrar en ese proceso de reactivación. Yo creo que ahí la banca se ha quedado corta y nosotros estamos demandando un auxilio ya que nuestros ingresos tuvieron una caída de 90 grado”, concluyó.