La encuesta pone de relieve el aumento de riqueza en Estados Unidos y China, pese a la escalada de las tensiones comerciales

Bloomberg

Estados Unidos es el hogar de un número aún mayor de súper ricos.
El año pasado, el país registró la mayor cifra de personas, 13.443, con fortunas de US$30 millones o más, según el Informe de riqueza 2020 de Knight Frank. China ocupó el segundo lugar con 7.892 individuos nuevos de alto patrimonio neto, mientras que Japón ocupó la tercera posición, a distancia.

“Asia se está volviendo cada vez más importante, pero Estados Unidos tiene un éxito increíble en mantenerse a la cabeza”, dijo Liam Bailey, responsable mundial de investigación residencial de Knight Frank.

La encuesta pone de relieve el aumento de riqueza en Estados Unidos y China, pese a la escalada de las tensiones comerciales entre los dos países el año pasado, lo que generó temores a una recesión mundial antes de que se alcanzara un acuerdo de primera fase en diciembre. Algunas de esas ganancias desaparecieron durante el desplome de las bolsas por el coronavirus la semana pasada, cuando las fortunas conjuntas de las 500 personas más ricas del mundo disminuyeron en US$444.000 millones en cinco tumultuosos días de negociación.

“La propagación de la enfermedad de Covid-19 es un evento serio y preocupante con un impacto humano significativo, pero también tiene el potencial real de crear incertidumbre económica y de mercados”, dijo Bailey. “Es otro obstáculo para la economía mundial”.

Según el informe de Knight Frank, el número de personas con un patrimonio neto ultra alto aumentó en todo el mundo un 6% a 513.244 respecto al año anterior. América del Norte tenía el mayor número, mientras que el crecimiento de Asia del 13%, el más alto a nivel mundial, lo colocaba en buena posición para superar a Europa en segundo lugar.

El creciente temor por el coronavirus está afectando las acciones de las aerolíneas comerciales, pero los operadores de aviones privados están registrando un aumento en la demanda a medida que los viajeros adinerados buscan minimizar su exposición al público y encontrar alternativas a los vuelos suspendidos. La mayoría de los vuelos en jet privado el año pasado fueron a destinos de Estados Unidos, y la ruta más popular fue Los Ángeles-Las Vegas, según Knight Frank.