.
TECNOLOGÍA Más ventas y menos fraude en la reactivación
sábado, 20 de marzo de 2021

Durante el confinamiento, muchos colombianos realizaron compras por internet y pagos a través de dispositivos móviles. Se aceleraron las transacciones digitales, a la par de los ataques cibernéticos

Henrique Vicentini

El año pasado fue el mejor para el comercio electrónico a nivel mundial en términos de ventas, crecimiento y número de transacciones. El e-commerce se convirtió en la alternativa más conveniente para todos los comerciantes: desde las grandes empresas que buscaron ampliar su base de clientes y promocionar sus productos a menor costo, hasta los emprendedores que incursionaron con entusiasmo y creatividad y vieron potenciadas sus ventas en diferentes canales digitales.
Gracias al confinamiento y a la nueva dinámica de consumo, muchos colombianos realizaron compras por internet y pagos a través de dispositivos móviles, se aceleraron las transacciones digitales y de igual manera, se dispararon los ataques cibernéticos y el fraude financiero. En Latinoamérica los fraudes tienen un comportamiento diferente en comparación con Europa y Estados Unidos, esto hace que los análisis sean más engañosos porque hay que buscar datos específicos para identificar al sospechoso. Sin embargo, el aprendizaje automático sigue siendo una herramienta realmente válida para usar contra los estafadores porque puede identificar correlaciones difíciles de reconocer solo por los analistas.
Sin duda, la seguridad es un aspecto clave e imprescindible para la puesta en marcha de cualquier proyecto de compra o venta, debido a que la ciberdelincuencia no solo afecta la tranquilidad de los consumidores, sino también la imagen y credibilidad de la empresa que decide ofrecer sus productos o servicios por internet. Desde el inicio del confinamiento, PayU pasó de detener 200.000 pagos diarios por sospecha de fraude a cerca de 400.000, lo que nos llevó a evidenciar que los comercios medianos y pequeños son muy nuevos e inexpertos en este ecosistema y son poco conscientes de la existencia de estos riesgos y la necesidad de protegerse a sí mismos y a sus clientes.
Según el Centro Cibernético Policial de la Dijin, los incidentes más reportados en Colombia siguen siendo engaños mediante correos electrónicos (phishing) y mensajes de texto (smishing) que supuestamente provienen de una entidad bancaria para que el usuario haga clic en enlaces y así robarle su información financiera, entre otros datos. Por esta razón, en PayU estamos dando el salto para implementar sistemas de ‘machine learning’ basados en inteligencia artificial, que son mucho más efectivos para prevenir estafas. Esta tecnología amplía el espectro de detección de fraude y valida a los compradores con mayor precisión, lo que a su vez resulta en una menor fricción en el interior de la plataforma y una mayor velocidad a la hora de procesar las transacciones.
La seguridad de las transacciones digitales es una responsabilidad de todos y se ha demostrado que cada uno de los actores debe cumplir juiciosamente con el compromiso de mantener sólidos niveles de protección individual lo que se traduce en un blindaje para todo el ecosistema y una disminución efectiva de los fraudes y delitos cibernéticos.

Director de riesgos de PayU Latam