Para los ciberdelincuentes la región sigue siendo atractiva, ya que piden recompensas promedio de US$84.000 a las empresas

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

Las amenazas cibernéticas no son nuevas, y menos el ransomware, un virus que infecta los equipos y los bloquea con el fin de pedir dinero, bien sea para recuperar los datos robados, o más recientemente para chantajear con la divulgación de esta información al público o empresas de la competencia.

Este tipo de amenazas entre 2014 y 2017 fue muy común, con alzas interanuales de 30%, hasta el famoso WannaCry. Después, según cifras de Kaspersky el interés de los delincuentes por este tipo de virus disminuyó, ya que las empresas y las entidades gubernamentales incrementaron las protecciones.

Hoy el panorama vuelve a ser incierto, según explicó Santiago Pontiroli, analista de seguridad de la empresa rusa, ya que las compañías no estaban preparadas para el teletrabajo y muchos equipos quedaron vulnerables.

El experto explicó que uno de cada tres ataques de ransomware es a empresas y esto ocurre porque no estaban preparadas para enviar a los trabajadores a sus casas. Muchos se fueron a sus hogares con contraseñas simples de hackear, como 1234, y otros tuvieron que usar equipos sin protección que tenían en la casa, que se usaron en ocasiones pasadas para streaming, videojuegos o descargas sin protección.

Es así como este año, en medio de la crisis generada por la pandemia, este tipo de ataques en la región llegó a 1,3 millones de intentos (entre enero y septiembre), para un promedio de 5.000 ataques por día. Y el estudio agregó que los usuarios más afectados son los de Brasil, con 46% de los usuarios atacados; seguido por México, y para cerrar el ranking Colombia, con 8,07% del total. (ver gráfico)

Otro de los problemas es la vulnerabilidad de los sistemas que usan las empresas. “Prácticamente, dos de cada tres dispositivos en América Latina tienen vulnerabilidades críticas. Además, 55% de las computadoras en la región todavía usa Windows 7 y 5% Windows XP. Eso deja estos equipos sin actualización de seguridad. Lo más aterrador es que la tasa de software pirateado es de 66%, casi el doble de la tasa promedio mundial de 35%”, agregó Pontiroli.

LOS CONTRASTES

  • Santiago PontiroliAnalista de seguridad en Kaspersky

    “Es importante exigir el uso de una conexión segura, usando una VPN, para acceder de forma remota a los recursos de la empresa y hacer capacitaciones de seguridad”.

Para los ciberdelincuentes la región sigue siendo atractiva, ya que piden recompensas promedio de US$84.000 y han llegado hasta US$14 millones, por lo que la recomendación de Kaspersky es analizar esas tres vulnerabilidades: actualizar sistemas y programar viejos, mejorar contraseñas débiles y no usar software pirateado.