.
INFRAESTRUCTURA Más de $3.800 millones se han destinado para reconstruir Doña Ana
jueves, 21 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Gracias a una inversión de más de $3.800 millones, hoy los habitantes del corregimiento Doña Ana viven un buen momento, pues han podido reconstruir sus casas y contar nuevamente con un sistema de acueducto y vías de acceso a la zona.

Y no es para menos esta satisfacción, pues luego del Fenómeno de La Niña 2010-2011, la población quedó sumergida en la Ciénaga La Vieja de San Benito Abad, en Sucre.

Desde entonces, tanto personalidades como la primera dama, María Clemencia Rodríguez de Santos, así como organizaciones del Gobierno, se han puesto la camiseta para aportar fondos y atender a la población damnificada.

Por ejemplo, a partir de ese año, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) y la Cruz Roja Colombiana comenzaron con trabajos de investigación y estudios de los suelos para avanzar en firme con el reasentamiento.

Unos tres años después de la catástrofe social, el Gobierno entregó 144 viviendas a las familias de la Nueva Doña Ana, como le han llamado. Pero no lo es todo, pues hoy los habitantes de la zona también tienen la seguridad de que sus hogares no se volverán a inundar en caso de un nuevo fenómeno de esta magnitud.

Para hacer realidad esta reconstrucción del corregimiento, también se han sumado entidades como el Sena, la Cruz Roja Española, la Alcaldía de San Benito Abad, la Universidad de Sucre y el Fondo Adaptación. De igual forma, el asentamiento de esta población ha significado una serie de esfuerzos en materia de salud, educación y alimentación.

Entre estos requerimientos, la Ungrd no solo aportó 45% de las viviendas y el acueducto, también aportó $346 millones para menajes y apoyos alimentarios en 2011 y otros $1.200 millones en 2012 que iban con el mismo fin. A estos montos se suman $5.800 millones en apoyo operativo y logístico; $165 millones en materiales de construcción y un total de $3.345 millones en ayudas económicas de $1,5 millón para unas 2.230 familias afectadas por la II Temporada de Lluvias de 2011. Si bien los habitantes de algunos pueblos como Doña Ana pueden contar hoy con la reconstrucción, hay otros como los gramaloteros que aún deberán esperar hasta dos años más para reconstruir el hogar que se llevó la peor ola invernal en los últimos 50 años.