El evento amistoso único se considera una prueba crucial para que los atletas internacionales viajen y compitan en Japón durante los Juegos Olímpicos

Reuters

Gimnastas de cuatro naciones corrieron y saltaron en una competición amistosa en Tokio el domingo, que tuvo como objetivo mostrar al mundo que Japón puede llevar a cabo con seguridad las aplazadas Olimpiadas del 2020 en la era del coronavirus.

Treinta gimnastas de Japón, Estados Unidos, China y Rusia, incluyendo al triple medallista de oro olímpico de Japón, Kohei Uchimura, y al campeón mundial de Rusia en 2019, Nikita Nagornyy, participaron en el primer evento internacional en una sede olímpica de Tokio desde el aplazamiento de los Juegos en marzo debido a la pandemia de COVID-19.

El evento amistoso único se considera una prueba crucial para que los atletas internacionales viajen y compitan en Japón durante los Juegos Olímpicos, que traerán más de 11.000 atletas a Tokio el próximo mes de julio. Recientemente se han celebrado algunos encuentros deportivos internacionales, pero siguen siendo poco frecuentes.

El mensaje de apertura del jefe del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, destacó lo que está en juego para el encuentro, que la semana pasada estuvo en duda cuando Uchimura tuvo un falso positivo en la prueba del virus.

Alabando los “valores olímpicos” de la amistad y la solidaridad —que dieron nombre a los equipos en los se dividió a los atletas, sin importar el país o el género—, Bach dijo que el encuentro jugaba un papel crucial.

“También estáis dando ejemplo de que el deporte puede organizarse de forma segura incluso bajo restricciones sanitarias”, dijo en un mensaje de vídeo.

Los espectadores del estadio, diseñado por Kenzo Tange para los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964, aplaudieron con entusiasmo pero no gritaron, ateniéndose a las reglas, salvo cuando Uchimura, que no había competido internacionalmente durante dos años debido a una lesión, completó un electrizante ejercicio de barra fija.

Uchimura, cuyo equipo de “Solidaridad” venció al de “Amistad”, dijo que el encuentro iba más allá del deporte.

“Es importante trabajar para las Olimpiadas del año que viene, pero también debemos ser atletas que den esperanza y sueños”, dijo Uchimura.

Las gimnastas, sometidas a pruebas diarias para detectar el virus, llevaban mascarillas cuando entraron en el gimnasio detrás de las banderas nacionales, y hubo golpes de puño a modo de felicitación en lugar de abrazos o choques con las palmas de las manos.

Aunque algunos atletas dijeron que había sido duro moverse solo entre su hotel y el gimnasio, el gimnasta estadounidense Yul Muldauer dijo que estaba feliz de competir de nuevo.

“Para continuar las competiciones, para continuar el año olímpico, tenemos que tener más seguridad que nunca”, dijo en una conferencia de prensa posterior al partido.

Los 2.000 espectadores se sometieron a controles de temperatura y se les roció desinfectante en la entrada.

En el exterior, un grupo de manifestantes pidieron la cancelación de las Olimpiadas, pero los espectadores restaron importancia a la protesta.

“Haré todo lo posible para cooperar, porque realmente quiero que esto tenga éxito”, dijo Kanako Utsumi, una esteticista de 43 años.

“Es realmente importante para los atletas, y para las Olimpiadas.”