El mercado laboral del país esté perdiendo fuerza tras la desaceleración que sufrió el sector en mayo.

Reuters

El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidios por desempleo tuvo un incremento inesperado en la última semana, lo que podría agravar el temor de que el mercado laboral del país esté perdiendo fuerza tras la desaceleración que sufrió el sector en mayo.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desocupación subieron en 3.000 a una cifra desestacionalizada de 222.000 en la semana que terminó el 8 de junio, dijo el jueves el Departamento del Trabajo.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters habían proyectado que los pedidos cayeran a 216.000 en el período.

El dato de la semana previa se revisó para mostrar que se presentaron 1.000 solicitudes más de las que se reportaron inicialmente.

El promedio móvil a cuatro semanas, considerado una mejor medición de las tendencias del mercado laboral porque borra la volatilidad entre semanas, se elevó en 2.500 en la última semana a 217.750.