El PIB de Colombia podría llegar a desplomarse 7,9% este año, en el caso de que se diera un segundo brote, señaló la Ocde

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

En la más reciente publicación de Perspectivas Económicas elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), el organismo muestra dos escenarios del posible impacto de la pandemia. Uno de las proyecciones se basa en que el mundo podría enfrentarse a un segundo brote del virus hacia finales de año, en dado caso que esto pase se prevé que el PIB mundial disminuya 7,6% este año y siga muy por debajo de su nivel anterior a la crisis a fines de 2021 (2,8%).

Mientras que si las autoridades logran contener la propagación del virus por medio de diferentes estrategias, "se prevé que el PIB mundial disminuya en 6% este año, pero casi habrá recuperado el nivel anterior a la crisis a finales de 2021 (5,2%). Aun así, en muchas economías avanzadas, el equivalente de esta caída será de cinco años o más del per cápita real. Por lo que el crecimiento de los ingresos podría perderse para 2021", reseñó el organismo en la publicación en la que por primera vez sale un análisis de Colombia.

¿Cómo les irá a los grupos económicos en el escenario de doble brote?

Según el documento, el PIB de los países del G20 podría retroceder 7,3%, en el caso que se diera un segundo rebrote, mientras que el de los de la Ocde caería 9,3% y el de la Zona Euro retrocedería 11,5%. Al analizar el impacto que registrarían las grandes economías en este escenario, en el caso de Estados Unidos se evidencia que su PIB caería 8,5% y el de Japón, 7,3%.

¿Cómo les irá a los grupos económicos en el escenario de un solo brote?

Según la publicación de la Ocde, el PIB de los países del G20 podría retroceder 5,7%, en el caso que se diera un segundo rebrote, mientras que el de los de la Ocde caería 7,5% y el de la Zona Euro retrocedería 9,1%. Al analizar el impacto que registrarían las grandes economías en este escenario, en el caso de Estados Unidos se evidencia que su PIB caería 7,3% y el de Japón, 6%.

Con base en estas proyecciones, la Ocde recomienda a los gobiernos llevar a cabo las medidas necesarias para contener la propagación del virus y evitar un segundo brote, ya que traería peores consecuencias en materia económica. Para lograr este propósito, los gobiernos deben adoptar estrategias que permitan garantizas la seguridad de los ciudadanos en términos de salud, con un aumento en la capacidad de detección, manejo y atención del virus.

A esto se le suma que se deben buscar caminos para preservar los ingresos de los trabajadores y para evitar los cierres masivos de las empresas. Los esfuerzos que han venido adelantando las autoridades de los diferentes países deben ser aprovechadas para "diseñar una economía más justa y más sostenible, haciendo que la competencia y la regulación sean más inteligentes, modernizando los impuestos, el gasto público y la protección social. La prosperidad proviene del diálogo y la cooperación", añadió el documento.

Para alcanzar la recuperación económica que se espera, la Ocde detalló que será fundamental la cooperación global, por lo que los diferentes países deben tener en cuenta que, por ejemplo, las políticas de recuperación de hoy darán forma a las perspectivas económicas y sociales en la próxima década y que actualmente el mundo está inmerso en un contexto en el que "la pandemia ha acelerado el giro desde la 'gran integración' a la 'gran fragmentación'".

¿Cómo le irá a Colombia?

Teniendo en cuenta las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional en los diferentes frentes hasta el momento, la Ocde señaló que "en caso de que se produjera un segundo brote de covid-19 a finales de 2020, el PIB disminuiría 7,9% en 2020 y la recuperación gradual se retrasaría hasta 2021. Si la pandemia quedara controlada tras el brote actual, se espera que el PIB disminuya 6,1% en 2020".

En el segundo escenario de -6,1%, la recuperación de la economía local sería moderada y estaría jalonada por mejoras en la confianza de los consumidores y una recuperación gradual de la inversión, tras la reducción de la carga impositiva sobre las empresas introducida en la reforma fiscal de 2019. "La debilidad del entorno exterior mantendrá el comercio en niveles muy bajos y aumentará la vulnerabilidad de los precios de las materias primas, ya de por sí bajos", añadió el documento.

Además, el organismo detalló que el avance del brote en Colombia ha tenido una propagación menor a la de otros países de la región e incluso a la de mercados desarrollados. Esto se debe a las adopción de medidas tempranas por parte de las autoridades y a que la población colombiana es relativamente joven.