.
TECNOLOGÍA Satélite de Elon Musk casi impacta a la estación espacial china antes de sus denuncias
miércoles, 29 de diciembre de 2021

A principios de este año, dos satélites SpaceX pasaron muy cerca de la estación espacial de China, uno de ellos a menos de 4 kilómetros

Bloomberg

Un par de encuentros espaciales peligrosamente cercanos aumentaron las tensiones entre Estados Unidos y China, al tiempo que se convierten en un peligro potencial para los astronautas, a medida que proliferan las constelaciones de satélites y los escombros en órbita.

A principios de este año, dos satélites SpaceX pasaron muy cerca de la estación espacial de China, uno de ellos a menos de 4 kilómetros, en la última señal de hacinamiento peligroso en la órbita terrestre baja.

En ambos casos, el laboratorio orbital realizó maniobras para esquivar los satélites Starlink operados por la empresa espacial de Elon Musk. El margen para un cuasi accidente en octubre podría haber sido tan pequeño como unos pocos cientos de metros si los astronautas a bordo de la estación espacial no se hubieran desplazado a una altitud diferente, según datos compilados por el astrofísico Jonathan McDowell.

Dichos encuentros llevaron al Gobierno chino a quejarse de SpaceX en un memorando enviado el 6 de diciembre a un comité de las Naciones Unidas que supervisa las operaciones en el espacio. Ahora, el descontento de China podría impulsar una acción global para gestionar la congestión en el espacio.

Al señalar el problema ante el panel de la ONU, China podría impulsar a la comunidad internacional a actualizar un tratado que data de la Guerra Fría, así como un sistema informal que depende de que los operadores se envíen por correo electrónico advertencias de posibles colisiones entre sí, dijo McDowell, quien considera que en el espacio hay actualmente más de 4.800 satélites comerciales en funcionamiento, aproximadamente el doble del total de hace cinco años, junto con un campo de escombros de aproximadamente 19.000 objetos lo suficientemente grandes como para ser rastreados por radar.

La Estación Espacial Internacional, de la que EE.UU. es socio, se ha enfrentado a sus propios problemas, al tener que esquivar un campo de escombros que se creó a partir de pruebas de armas antisatélite hechas por Rusia y China.

Hasta hace poco, la mayoría de los satélites transmitían señales desde ubicaciones fijas muy por encima del tramo del espacio donde operan la Estación Espacial Internacional y la Estación Espacial China. Pero eso está cambiando a medida que Space Exploration Technologies Corp., el nombre formal de la compañía de Musk, OneWeb y otros nuevos participantes lanzan satélites más pequeños para ofrecer servicios como internet de banda ancha desde la órbita terrestre baja.

Esta actividad está liderada por SpaceX, que ha lanzado más de 1.700 de sus propios satélites al tiempo que construye una división de telecomunicaciones para ayudar a financiar las incursiones de otras compañías en el espacio profundo. A diferencia de los satélites geoestacionarios, los de Starlink se pueden maniobrar y vienen equipados con tecnología anticolisión.

El memorando de China cita el satélite Starlink-1095, que había operado a una altitud promedio de 555 kilómetros a principios de este año, antes de descender a 382 kilómetros y tener un “encuentro cercano” con la Estación Espacial China el 1 de julio. El 21 de octubre se produjo un incidente con otro satélite Starlink.

El Gobierno chino alertó el 3 de diciembre al secretario general de la ONU, António Guterres, dijo el martes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, en una conferencia de prensa en Pekín. El funcionario sostuvo que EE.UU. no está cumpliendo con sus obligaciones bajo el Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre. Los incidentes pusieron en peligro a los operadores de la estación, dijo.

Hablando el miércoles en una sesión informativa similar, Zhao pidió a todas las naciones que “respeten y defiendan el orden internacional en el espacio basado en el derecho internacional”.

El Departamento de Estado de EE.UU. se negó a comentar específicamente sobre los incidentes de SpaceX. “Hemos alentado a todos los países con programas espaciales a ser actores responsables, para evitar actos que puedan poner en peligro a los astronautas, cosmonautas y otros que puedan estar orbitando la Tierra”, dijo Ned Price, portavoz del departamento, en una sesión informativa el martes.

Carrera espacial

La rivalidad espacial entre EE.UU. y China se ha intensificado en los últimos años. Un destacado científico chino dijo este mes que su país podría enviar astronautas a la Luna por primera vez en 2030, creando la posibilidad de batirse en duelo entre dos de las potencias espaciales mejor financiadas del mundo.

Musk, quien también es director ejecutivo de Tesla Inc., ha recibido concesiones políticas sin precedentes y una amplia asistencia gubernamental en la construcción una fábrica en Shanghái. SpaceX no respondió a las consultas sobre los incidentes de Starlink.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Tailandia 20/01/2022 Se reanudará el turismo en Tailandia a medida que se alivie el covid-19 y sus variantes

Tailandia reanudará un programa de visas sin cuarentena para visitantes vacunados a partir del próximo mes y así retomar el turismo

Hacienda 20/01/2022 Ministro de Hacienda pide calma a mercado e inversionistas ante próximas elecciones

La economía crecerá un 4,7% este año, después de una expansión del 9,8% el año pasado, según previsiones del banco central

Tecnología 22/01/2022 Netflix sigue siendo la plataforma de streaming con mayor número de suscriptores

La plataforma alcanzó los 221,8 millones de suscriptores en el último trimestre del año pasado, aunque fue menos de lo esperado

MÁS GLOBOECONOMÍA