RIPE:
DIARIO FINANCIERO

Sectores demográficos clave como los adolescentes ahora prefieren mantenerse alejados por razones de salud y seguridad

Diario Financiero

Ni siquiera la mayor alza en el desempleo en 80 años está disminuyendo la escasez de mano de obra en la industria de la comida rápida.

Eso es porque la pandemia de covid-19 hace que la crisis económica de este año sea muy diferente a las recesiones pasadas, cuando los restaurantes ofrecían un importante salvavidas para los recién desempleados. Como los trabajos del sector de servicios ahora implican una mayor probabilidad de contagio, los salarios aún más altos no están convenciendo a los trabajadores de entrar a las cocinas.

Sectores demográficos clave —como los adolescentes, instados por sus padres, y los ancianos— ahora prefieren mantenerse alejados por razones de salud y seguridad, y el mejoramiento de la ayuda de emergencia para los desempleados ha hecho que otros se mantengan al margen. Algunas cadenas de restaurantes dicen que están ofreciendo mayores pagas, pero eso no se traduce en que estén llenando las vacantes para su personal.

Hasta mediados de julio, solo se había recuperado cerca de la mitad de los 6,1 millones de empleos del sector de servicios de alimentos que Estados Unidos perdió entre marzo y abril, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales del país. Al comienzo de la pandemia, las cadenas de restaurantes redujeron los menús, los horarios de atención y la cantidad de personal.

Si bien muchos restaurantes tradicionales continúan enfrentando dificultades por la renuencia de los consumidores a ingresar a los comedores, las cadenas de comida rápida y los restaurantes con servicio de comida para llevar han reportado este verano mejoras sostenidas, ya que los consumidores que mantienen el distanciamiento social están optando por establecimientos que ofrezcan ese servicio. Mientras tanto, empresas enfocadas en el servicio de despacho de alimentos tales como Papa John's International Inc. y Domino's Pizza Inc. han prosperado.

Falta de trabajadores complica los esfuerzos
Michael Lippert, presidente de GPS Hospitality LLC, que opera casi 500 locales de Burger King, Popeyes y Pizza Hut, dijo que la contratación ha sido particularmente difícil ya que hay menos adolescentes buscando empleo. Esto ha hecho que los salarios suban y ha llevado a la empresa a ampliar las horas extras, que antes estaban reservadas para la administración, a los trabajadores a tiempo parcial.

"Es probable que el entorno económico no cambie. Si lo hace, no sé si mejorará", dijo. "Creo que la fuerza laboral seguirá siendo escasa durante los próximos meses".

Flynn Restaurant Group, que opera locales de Taco Bell, Arby's y Applebee's, indicó que ahora está pagando a los empleados por hora más que hace un año en sus 280 restaurantes Taco Bell.

Si bien siempre ha sido difícil mantener los restaurantes con todo su personal, "la incertidumbre en torno al covid ha hecho que eso sea aún más difícil", dijo Greg Flynn, fundador y director ejecutivo de la empresa. La tarea sigue siendo desalentadora pese a las altas tasas de desempleo y la contracción económica, agregó.