Chris Hollins, el secretario del condado Harris, ha dicho que la votación desde el auto era una alternativa segura para el virus

Reuters

Un grupo de republicanos de Texas perdió uno de dos desafíos legales que presentaron con la esperanza de frenar el voto desde el auto en Houston y anular más de 120.000 sufragios en las elecciones de Estados Unidos.

En una breve resolución emitida el domingo, la Corte Suprema de Texas negó una solicitud del activista conservador Steven Hotze y otros para que se ordenara que el voto desde el auto viola la ley electoral de Texas.

Un caso muy parecido presentado por los mismos litigantes está pendiente en un tribunal federal. El juez asignado a ese caso ha programado una audiencia de emergencia para el lunes a la mañana.

"Nuestra lucha en el tribunal federal contra este mismo esfuerzo continúa", dijo Marc Elias, un abogado del Partido Demócrata, en Twitter.

Un abogado de Hotze no respondió inmediatamente un pedido para hacer comentarios.

El condado Harris, de inclinación demócrata y donde residen 4,7 millones de personas, tiene la tercera mayor población de todos los condados de Estados Unidos. Actualmente cuenta con 10 sitios de votación desde el auto, que están disponibles a todos los votantes.

Chris Hollins, el secretario del condado Harris, ha dicho que la votación desde el auto era una alternativa segura a la participación personal en los comicios, debido a la pandemia del coronavirus.