• Agregue a sus temas de interés

Ripe

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha dado "instrucciones" a los financieros de la compañía para recuperar con intereses en dos años los US$5.000 millones  de los bonos argentinos de la indemnización por YPF y para obtener "el dinero de la participación" remanente del 12% en la petrolera argentina, lo que procurará un total de US$6.500 millones a la compañía española.

Brufau realizó este anuncio en una conferencia con analistas para explicar los resultados anuales y el acuerdo con YPF, en la que se mostró confiado en que el nuevo escenario conlleve una mejora en el 'rating' y en la que adelantó que Repsol invertirá US$5.000 millones en 2014, el 75% para el negocio de exploración y producción ('usptream').

"En dos meses tendremos papeles, no efectivo, pero los papeles son rentables. El objetivo es, en dos años, hacer que el efectivo sea una realidad", señaló. Repsol "optimizará" el acuerdo y monetarizará los bonos en el mejor momento, pero "no quiere destruir el mercado ni el valor de YPF", afirmó.

El presidente de Repsol explicó que la compañía es "libre para monetizar" los bonos y adoptará una posición "prudente" y "sin presión", a la vista de que estos valores le dan una rentabilidad media anual del 9%, o de cerca de 500 millones antes de impuestos.

"Estamos protegidos de un 'default' y al margen de la situación en Argentina", señaló. Sobre el posible uso del dinero para crecer mediante adquisiciones, señaló que Repsol tiene el crecimiento orgánico garantizado hasta "2020 y más allá", pero no descarta salir de compras.

"Si encontramos una oportunidad en términos de activos", se aprovechará, pero "sin romper la estructura financiera", explicó. Sobre la venta del 12% de YPF aún en manos de la compañía española, recordó que "no hay restricciones legales" para la desinversión y añadió que "todas las opciones están abiertas". Repsol, afirmó, "no planea volver a Argentina en unos años".