El rendimiento de las notas referenciales a 10 años se desplomó a un mínimo récord del 0,695%

Reuters

El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a largo plazo caía a mínimos récord el viernes, mientras el miedo a que el brote de coronavirus castigue a la economía mundial llevaba a los inversores a huir en búsqueda de activos considerados seguros en tiempos turbulentos.

El mercado de bonos estadounidense alcanzó nuevos hitos en la jornada, tras una semana en la que se han visto algunos de los mayores movimientos en años.

El rendimiento de las notas referenciales a 10 años se desplomó a un mínimo récord del 0,695%, con una caída acumulada de 16 puntos básicos en la sesión.

El retorno de los bonos a 30 años cedía más de 20 puntos básicos, hasta su cota más reducida al 1,28%, en camino a su mayor caída diaria desde fines de 2011, en el punto más bajo de la crisis de la deuda soberana de la zona euro.

"El movimiento en los bonos refleja el creciente nivel de incertidumbre sobre hasta dónde se propagará el coronavirus y el impacto que tendrá en la economía", dijo John Davies, de Standard Chartered Bank en Londres. "Hemos entrado en territorio desconocido para los rendimientos de los bonos a 10 y 30 años, en el marco de un ambiente volátil".

La deuda a corto plazo, en tanto, también registraba movimientos pronunciados y el retorno de los papeles a dos años bajaba de más de 10 puntos básicos a un 0,45%, su cota más reducida desde 2015.

El rendimiento de las notas a dos años ha perdido 87 puntos básicos en las dos últimas semanas, en su mayor desplome bisemanal desde 1987.

Los analistas creen que el descenso del retorno de la deuda refleja también la preocupación del mercado de que cualquier respuesta de política de los bancos centrales podría tener un impacto limitado a la hora de impedir que el virus afecte a la actividad económica.