Boris Johnson permitió que la empresa entre en las redes 5G, pero limitó su participación al 35%

Reuters

El primer ministro Boris Johnson concedió el martes a Huawei de China un papel limitado en la red móvil 5G de Reino Unido, resistiéndose a las presiones de Estados Unidos para excluirla de las comunicaciones de próxima generación por temor a que China pueda utilizarla para robar secretos.

Johnson, que tras encarrilar el Brexit se enfrentaba a su mayor desafío en política exterior hasta la fecha, dictaminó que a los “proveedores de alto riesgo” se les permitiría entrar en las partes “no sensibles” de las redes 5G, pero que su participación se limitaría al 35%.

Dichos proveedores serían excluidos del núcleo sensible de las redes, donde se procesan los datos, y se les prohibiría el acceso a todas las redes críticas y a los centros sensibles, como los emplazamientos nucleares y las bases militares, dijo el Gobierno.

La decisión no será del agrado de la Administración del presidente Donald Trump, que teme que China pueda utilizar a Huawei para robar secretos y que ha advertido que, en el caso de que Londres le dé a Huawei un papel, podría reducir la cooperación en materia de inteligencia.

“Esta es una solución específica para el Reino Unido por razones específicas del Reino Unido y la decisión trata de los desafíos a los que nos enfrentamos en este momento”, dijo la secretaria de Comunicaciones Nicky Morgan después de una reunión del Consejo de Seguridad Nacional presidida por Johnson.

Huawei no se mencionó por su nombre en el comunicado del Gobierno británico, pero responsables de seguridad cibernética británicos dijeron que siempre habían tratado a la empresa como un proveedor de “alto riesgo”.