martes, 4 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Sanchez Pedraza - msanchez@larepublica.com.co

Pese a que los republicanos y demócratas tienen que llegar a un acuerdo antes de finalizar el año si no quieren que la economía estadounidense se vaya al ‘abismo fiscal’, ninguna de las partes quiere ceder y se mantienen firmes en sus planes para evitar la debacle.

Según las últimas propuestas, US$800.000 millones separan a los dos partidos en cuanto a la meta en el recaudo tributario.

El principal punto de desacuerdo es el de los impuestos para los más ricos. En su plan para conjurar el ‘abismo fiscal’, los demócratas plantean que la reducción a los impuestos, que entrarían a regir desde el 1 de enero de 2013, no se aplique para las personas que ganen más de US$250.000 al año, es decir, alrededor del 2% de la población estadounidense. Con esto señalan que el recaudo de impuestos tendría un aumento de US$1,6 billones en 10 años.

Por su parte, los republicanos plantean que la reducción tributaria se debe aplicar por igual a todos los niveles socio-económicos. Si se aprueba este plan, el recaudo de llegaría a US$800.000 millones, es decir, apenas la mitad de la propuesta de la oposición.

Para José Manuel Restrepo, rector del Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa) este es un problema profundo, que vienen desde las bases ideológicas de cada partido. “Los demócratas buscan disminuir los incentivos a los sectores productivos, mientras que para los republicanos la solución al problema fiscal es incentivar a los productores para que generen más ingresos y que contribuyan al fisco de una manera más activa”, señaló.

El partido de los conservadores señala que el déficit en recaudación de impuestos se debe recuperar con una reforma tributaria y la suspensión de algunas deducciones fiscales, pero también con un recorte de US$600.000 millones en los programas de salud del gobierno, tales como el Medicare. En comparación, los liberales proponen un recorte para estos programas de solo US$350.000 millones, pues el gobierno de Barack Obama busca que estos sufran la menor reducción posible.

La Casa Blanca rechazó el plan que los republicanos presentaron el lunes y manifestó que la propuesta no es equilibrada.

“Analistas independientes que han visto planes como este han concluido que los impuestos a la clase media tendrán que subir para pagar las menores tasas de millonarios y multimillonarios”, explicó Dan Pfeiffer, portavoz del Gobierno.

Techo de la deuda
Otra de las propuesta que aleja a los republicanos y demócratas es la que hicieron estos últimos la semana pasada, en donde señalan que el techo de endeudamiento fiscal debería ser aumentado por el Ejecutivo sin tener la aprobación del Congreso.

El republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, señaló que “quedó estupefacto” con el plan demócrata y dijo que el “Congreso nunca va a renunciar a ese poder. Esa es la única manera de equiparar el proceso político”.

“El legislativo lo que hace es regular el endeudamiento y fijar los topes máximos. Que lo haga el Gobierno generaría incertidumbre en los agentes económicos”, explicó Luis Carlos Guzmán, director del departamento de economía de la Universidad Central.

En busca de un acuerdo
El presidente Barack Obama manifestó en una entrevista con Bloomberg Televisión que es necesario el aumento en los impuestos para las personas con mayores recursos, pues de lo contrario no se generará dinero suficiente para financiar al Gobierno.

El mandatario hizo un llamado a los republicanos para que permitan subir los tributos a los que ganen más de US$250.000 anuales y abrió la posibilidad de rebajar los impuestos el próximo año como parte de la reforma tributaria para limitar las deducciones.

El mandatario dijo que con su plan se ahorrarían US$4 billones hasta el 2022 del déficit del país. Los republicanos prometen que su propuesta el ahorro sería de 2,2 billones.

Republicanos defienden su propuesta
El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, aseguró que el plan presentado por los republicanos es “creíble y merece una consideración seria”.

Señaló que la prioridad es alcanzar una solución razonable que pueda ser aprobada en las próximas dos semanas para evitar el ‘abismo fiscal’, sin embargo, resaltó que se mantienen en que un aumento en los impuestos debe salvaguardar a los pequeños empresarios.

Las opiniones

Luis Carlos Guzmán
Dir. departamento de economía de la U. Central

“Republicanos y demócratas sí van a llegar a un acuerdo porque ellos son maduros y anteponen el bienestar del país a sus diferencias”.

Barack Obama
Presidente de Estados Unidos

“La propuesta de John Boehner no es equilibrada, pues uno saca las cuentas y no funciona. Necesitamos aumentar las recaudaciones”.