Ha pedido al gobierno Trump excluir los componentes del próximo computador de escritorio Mac Pro de gama alta de los aranceles de importación de 25%

Bloomberg

El presidente Donald Trump rechazó la solicitud de Apple Inc. para evitar aranceles a las piezas de computadores que fabrica en China, indicando que la compañía debería fabricar los componentes en Estados Unidos.

Apple Inc. ha pedido al gobierno Trump excluir los componentes del próximo computador de escritorio Mac Pro de gama alta de los aranceles de importación de 25%, semanas después de planear la reubicación de la producción de la línea a China, desde Texas.

Las acciones de Apple cayeron brevemente después del tuit y en su mayoría se recuperaron. Portavoces de la compañía no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

Trump ha prometido alivio si las compañías logran demostrar que las partes o los productos solo pueden obtenerse en China, que no son "estratégicamente importantes" para los programas industriales chinos, o que los derechos podrían causar un "daño económico grave". Trump ha tuiteado que las compañías no tendrán que pagar aranceles si fabrican sus productos "en casa, en EE.UU.".

Trump ha alentado al director ejecutivo de Apple, Tim Cook, a mudar las operaciones de China a EE.UU., dijo Larry Kudlow, principal asesor económico de Trump, a los periodistas el viernes en la Casa Blanca.

El nuevo Mac Pro será fabricado en China, dijo el mes pasado una persona familiarizada con los planes de la compañía. Se cambia el lugar de producción del único dispositivo principal de Apple que se ensamblaba en EE.UU. El diseño anterior se fabricaba en Texas desde 2013. El nuevo modelo fue anunciado en junio y saldrá a la venta a finales de este año, a partir de US$5.999. Apple dijo el mes pasado que "el ensamblaje final es solo una parte del proceso de fabricación".

Apple también busca exclusiones para su Magic Mouse y Magic Trackpad, dispositivos complementarios para el funcionamiento del computador, así como para un cable USB de carga para dispositivos móviles externos.

Trump impuso aranceles a US$250.000 millones en productos chinos el año pasado, iniciando así una guerra comercial por las acusaciones de EE.UU. de prácticas económicas injustas, entre ellas el robo de propiedad intelectual estadounidense.