Los datos de la Administración de Información de Energía mostraron un gran aumento de los inventarios de productos refinados

Reuters

Los precios del petróleo subían el jueves, luego de las fuertes pérdidas que sufrieron en la víspera, ya que los inversores esperaban que la fuerte alza de los inventarios en Estados Unidos indique que los productores tienen pocas opciones más que recortar su bombeo ante la disminución de la demanda.

Datos oficiales mostraron que los inventarios de petróleo de Estados Unidos anotaron su mayor aumento en los registros, lo que llevó al West Texas Intermediate (WTI) a su menor nivel desde febrero de 2002, mientras que el Brent se hundió más de un 6%.

El crudo Brent subía 63 centavos, o un 2,28%, a US$28,32 por barril a las 13:28 GMT. El WTI ganaba 38 centavos, o un 1,91%, a US$20,25 por barril. El Brent se dirige a anotar un desplome semanal de cerca de un 8% y el WTI de un 11%.

"Los precios del petróleo deben seguir bajos para obligar al cierre de productores que no forman parte de carteles", dijo Norbert Ruecker, del banco suizo Julius Baer, refiriéndose a productores como Estados Unidos, donde gran parte del bombeo no es rentable a los actuales precios.

"Nos apegamos a nuestra visión neutral y vemos que los precios seguirán oscilando bruscamente en torno a los niveles actuales en el corto plazo", agregó.

Los datos de la Administración de Información de Energía mostraron un gran aumento de los inventarios de productos refinados de Estados Unidos, a pesar de que las refinerías operan a un 69% de la capacidad en el país, el menor nivel desde septiembre de 2008.

Las cifras de inventarios se conocieron después de un reporte de la Agencia Internacional de Energía (AIE) que proyectó que la demanda de petróleo caería en 29 millones de barriles por día (bpd) en abril a su menor nivel en 25 años, y a poco menos de un 30% por debajo de los niveles previos a la pandemia del coronavirus.

La pérdida de demanda proyectada es mucho mayor a los recortes a la producción de 9,7 millones acordados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y productores aliados, incluida Rusia.

La Opep recortó el jueves su pronóstico de la demanda mundial de petróleo para este año debido a la pandemia y calcula ahora una contracción en la demanda global de 6,9 millones de barriles por día, o un 6,9%, en 2020, indicó en un informe mensual.