Los pronósticos apuntan a US$60 a fin de 2021, basándose en la probabilidad de que los productores sigan restringiendo suministros

Reuters

Los precios del petróleo subían con fuerza el miércoles, ante una mejoría de la confianza de los inversores por las expectativas en una vacuna efectiva contra el covid-19 y tras un declive mayor al previsto de las existencias de crudo de Estados Unidos.

Los futuros del petróleo Brent escalaban 3,46%, o US$1,51, a US$45,12 el barril a las 1038 GMT, mientras que los precios del referencial WTI de Estados Unidos avanzaban 3,55%, o US$1,47 a US$42,83 el barril.

Ambos contratos subieron casi 3% el martes. "La noticia de esta semana sobre una vacuna contra el coronavirus es prometedora y esto ha impulsado los precios del petróleo durante el lunes y martes, a lo que se suma una mayor actividad de coberturas de posiciones cortas", dijo Giovanni Staunovo, analista del mercado de energía de UBS.

El banco advirtió que los confinamientos en Europa y la reactivación de las exportaciones de Libia presionarán al mercado en el corto plazo, aunque su pronóstico de precios promedio de US$60 por barril hacia fines de 2021 continuaba basándose en la probabilidad de que los países productores sigan restringiendo los suministros.

Las existencias de petróleo de Estados Unidos cayeron en 5,1 millones de barriles la semana pasada, a cerca de 482 millones de barriles, mostraron el martes datos del grupo de la industria API, que se comparan con las expectativas en un sondeo de Reuters de un descenso de 913.000 barriles.

Tanto el Brent como los futuros del WTI han ganado más de 13% esta semana, luego de que la farmacéutica estadounidense Pfizer y su socia alemana BioNTech anunciaron que su vacuna experimental contra el COVID-19 tiene una efectividad superior al 90%, de acuerdo a los datos iniciales de un ensayo clínico a gran escala.

Aunque los precios del crudo se dispararon por la noticia sobre la vacuna, el panorama general de la demanda de combustible permanece apagado por las restricciones impuestas en Europa y Estados Unidos para frenar la nueva ola pandémica.