.
SALUD Peligra el suministro de vacunas por controles de exportaciones de la Unión Europea
sábado, 30 de enero de 2021

Estas nuevas reglas estarán vigentes hasta marzo y afectarán las plantas de fabricación que tienen Pfizer, Astrazeneca y Moderna

Bloomberg

La Unión Europea dio a conocer un plan drástico para restringir la exportación de vacunas covid-19, intensificando su lucha por el acceso a millones de dosis que dice que se le ha negado injustamente.

Con la Unión Europea muy por detrás de Reino Unido y Estados Unidos en la carrera por vacunar a su población contra el covid-19, la medida de la Comisión Europea obligará a las compañías farmacéuticas como Pfizer y AstraZeneca Plc a obtener una autorización antes de enviar inyecciones fabricadas en el bloque a otros países.

LOS CONTRASTES

  • Valdis Dombrovskis Comisario Comercio de la Unión Europea

    “La protección y la seguridad de nuestros ciudadanos es una prioridad y los desafíos que enfrentamos ahora no nos dejaron más remedio que actuar”.

Reino Unido, Estados Unidos y Canadá no se incluyeron en una lista de más de 90 países a los que se les concedieron exenciones del mecanismo.

El paso representa una escalada dramática en la batalla mundial por las vacunas, con miles de muertes cada día y la economía europea luchando bajo medidas de bloqueo que han durado casi un año. Pero la medida corre el riesgo de generar acusaciones de proteccionismo mientras la Unión Europea intenta compensar los errores percibidos en las negociaciones con los fabricantes de medicamentos y la lenta implementación de los programas nacionales de vacunación.

Las nuevas reglas, que estarán vigentes hasta fines de marzo, permitirán a los estados de la Unión Europea bloquear las exportaciones si no se cumplen una serie de criterios predefinidos. La condición principal será que las empresas ya hayan entregado una cantidad suficiente de dosis a los miembros de la Unión Europea, como se establece en los acuerdos de compra existentes.

Los obstáculos afectarán a las instalaciones de producción y llenado de vacunas operadas por AstraZeneca, Moderna y Pfizer en Bélgica, los Países Bajos, España, Francia y otros lugares.

Si bien la medida plantea dudas sobre su legalidad, las reglas de la Organización Mundial del Comercio con respecto a las restricciones a la exportación tienen exenciones en caso de escasez crítica de productos esenciales o la necesidad de proteger la vida y la salud humanas. Y el sistema de solución de diferencias de la OMC se ha paralizado desde 2019, lo que significa que un desafío no tendría un remedio en el organismo de comercio con sede en Ginebra.

“Ahora necesitamos transparencia sobre a dónde van las vacunas que aseguramos y asegurarnos de que lleguen a nuestros ciudadanos”, dijo la comisionada de Salud de la Unión Europea, Stella Kyriakides, en un comunicado. “Somos responsables ante los ciudadanos y contribuyentes europeos, ese es un principio clave para nosotros”.

La disputa se desencadenó por la decisión de Astrazeneca de priorizar a Gran Bretaña sobre la Unión Europea en lo que el bloque afirmó es un incumplimiento de los términos. La compañía advirtió la semana pasada que las entregas de sus dosis a la Unión Europea este trimestre serían menos de la mitad de lo planeado inicialmente.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, exigió que AstraZeneca cumpla con sus obligaciones contractuales para la vacuna, y el bloque hizo público su contrato con la farmacéutica.

“Lo que nos irritó fue que, a diferencia de las otras empresas, AstraZeneca anunció muy repentinamente que estaba reduciendo drásticamente sus entregas acordadas para el primer trimestre y no proporcionó razones comprensibles”, dijo a la radio DLF de Alemania. “Ahora queremos claridad sobre eso”.