La Opep produjo 27.772 millones de barriles diarios en febrero, lo que equivale a una reducción de 546.000 barriles por jornada

Expansión - Madrid

La demanda mundial de petróleo a nivel mundial crecerá únicamente en 60.000 barriles al día durante 2020 debido al impacto económico del coronavirus Covid-19, según ha pronosticado la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) en su informe mensual sobre el mercado del crudo.

En comparación con el documento del mes pasado, el cartel ha acometido una profunda rebaja de sus expectativas. Antes, esperaba que la demanda mundial de petróleo creciera en 990.000 barriles diarios.

"El efecto del brote del Covid-19 en China y su impacto a la baja en el transporte y los combustibles industriales en China han sido el motivo principal de esta revisión", ha explicado el organismo con sede en Viena. "Además, asumimos que el brote afectará al crecimiento de la demanda de petróleo en varios países y regiones, como Japón, Corea del Sur, los países europeos de la Ocde y algunos en Oriente Próximo, así como Estados Unidos", ha agregado la Opep.

De esta forma, el cartel estima que la demanda mundial de 'oro negro' se situará en 99,73 millones de barriles diarios este año, frente a los 99,67 millones de 2019.

"Teniendo en cuenta los últimos desarrollos, los riesgos a la baja sobrepasan a cualquier indicador positivo y sugieren más posibles revisiones a la baja en el crecimiento de la demanda de crudo", ha alertado la Opep.

En lo que respecta a la producción, la Opep produjo 27.772 millones de barriles diarios en febrero, lo que equivale a una reducción de 546.000 barriles por jornada.

El abultado descenso se corresponde con el colapso de la extracción en Libia, que cayó hasta tan solo 146.000 barriles diarios (647.000 menos), y con la reducción de Arabia Saudí, que situó su bombeo en 9.683 millones de barriles (56.000 menos).

Por el contrario, Irak elevó la producción en 86.000 barriles diarios, hasta situarse en 4,594 millones y Nigeria se situó en 1.789 millones por jornada (29.000 más).

Excluyendo los datos de Libia, Irán y Venezuela, que están exentos de cumplir con el pacto de recorte a la producción por sus problemas internos y geopolíticos, el cartel produjo 24.786 millones de barriles, frente a los 25.057 millones que habían acordado producir.

Sin embargo, el acuerdo de control del bombeo expirará el 31 de marzo, después de que Rusia, líder 'de facto' de los países aliados de la OPEP, no apoyara el recorte adicional propuesto por Arabia Saudí. Esto, unido a una guerra de precios iniciada por Riad durante el fin de semana provocó que el lunes los precios del petróleo se hundieran casi un 30% en los mercados.

Los datos preliminares de enero, los últimos disponibles, apuntan a que el 'stock' de petróleo de la OCDE creció en 37,8 millones de barriles con respecto al mes anterior, por lo que las reservas totalizaron 2.940 millones de barriles.

Esa cifra es 12,9 millones superior a la media de los últimos cinco años y 56,9 millones superior al dato de hace un año. El nivel de reservas indica que la OCDE tiene petróleo disponible para 62,2 días, lo que representa 0,4 días más que la media del último lustro.

En febrero, el precio medio del petróleo de la OPEP se contrajo en 9,6 dólares con respecto a enero, situándose en 55,49 dólares por barril, debido a las restricciones de viajes en varios países por la expansión del coronavirus.