Ritmo previsto significaría 65.000 muertes adicionales en las próximas semanas y las cifras recuerdan la rápida expansión del virus

Bloomberg

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ahora predicen que EE. UU. verá 400.000 muertes por coronavirus para el 20 de enero, cuando el presidente Donald Trump deje el cargo.

El país superó las 100.000 muertes en mayo y las 200.000 cuatro meses después. Pasó de 300.000 en tres meses, y 400.000 parece que tomarán solo un mes, determinaron los CDC utilizando una colección de modelos matemáticos. Estados Unidos tiene una de las tasas de mortalidad más altas de las naciones más afectadas por el virus, solo detrás de Italia, España y el Reino Unido, en escala de población.

El ritmo previsto significaría 65.000 muertes adicionales en las próximas semanas. Los números son un recordatorio de la velocidad cada vez mayor con la que el virus se cobra vidas en los EE. UU., lo que subraya la urgencia de los esfuerzos de distribución de vacunas.

El presidente electo Joe Biden espero hasta el martes para criticar la administración Trump por el lento despliegue de las vacunas, que se sitúa en más de 2 millones de dosis administradas, una fracción muy reducida de los 20 millones prometidos para finales de año.

Se pronostica que las muertes semanales aumentarán hasta el 16 de enero, a pesar de que el número de casos nacionales ha estado cayendo durante dos semanas en medio de informes irregulares de vacaciones. Solo el estado de Washington informó un promedio de siete días en casos que fue sustancialmente más alto que hace una semana, según los datos del Proyecto Covid Tracking.

A nivel nacional, los EE. UU. publicaron 162.190 nuevos casos de covid-19 el lunes, según muestran los datos del proyecto de seguimiento de covid. Y según según datos de la Universidad Johns Hopkins ha habido al menos 335.051 muertes atribuidas al virus.