jueves, 6 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

Mientras Matthew azotaba el noroeste de Bahamas en su curso hacia la costa atlántica de Florida, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos informó que la fuerza de sus vientos aumentó hasta los 220 kilómetros por hora (kph).

Esto lo convirtió en un huracán “extremadamente peligroso” de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson y es probable que continúe así mientras se acerca a Estados Unidos, donde podría descargar directamente sobre Florida o avanzar a lo largo de la costa, como lo hizo anoche.

De los 140 fallecidos, 136 perdieron la vida en Haití. En tanto, miles de personas tuvieron que desplazarse después de que el huracán destrozó casas e inundó barrios. El CNH amplió su área de alerta más al norte, y más de 12 millones de residentes estaban bajo vigilancia.