.
BOLSAS Los futuros del bitcoin que llegan a Wall Street irritan a los grandes bancos
viernes, 8 de diciembre de 2017

Los bancos tratarán de liquidar los nuevos contratos al emparejar a un inversor con otro

Bloomberg

El bitcoin llegará el domingo a Wall Street, y algunos ejecutivos de los bancos más grandes del mundo no están durmiendo bien.

Con solo pocos días antes de que Cboe Global Markets Inc. estrene sus contratos de futuros en la criptomoneda, muchos bancos aún están evaluando si ofrecerlos a sus clientes, y si lo hacen, cómo gestionar los mecanismos.

En entrevistas, algunos ejecutivos y operadores afirman que sus equipos están deseosos de saltar a la acción, pero la mayoría expresa llamamientos de precaución, señalando que hay varios puntos preocupantes y preguntas sin resolver. Las drásticas oscilaciones de precio del bitcoin esta semana han hecho que el nuevo mercado se vea aún más peligroso.

Todas las personas consultadas de seis grandes firmas pidieron que no se revelara su identidad, en algunos casos argumentando estar preocupadas de contradecir las declaraciones públicas de sus jefes. Otros aseguraron que todavía es muy pronto para tomar una posición. Estos son algunas de sus principales preocupaciones:

Campo minado para la reputación
Algunos máximos ejecutivos de bancos y líderes de la industria han pasado meses ridiculizando públicamente el bitcoin, “es un fraude”, “la propia definición de una burbuja”, o “el índice del blanqueo de dinero”, y quién sabe que habrán dicho en privado. ¿Cómo se vería si las firmas ayudan a sus clientes a entrar en inversiones que explotan? ¿Cómo sonarán los comentarios internos sobre los futuros, si alguna vez se llega a una instancia legal? Un ejecutivo, por ejemplo, privadamente se refiere a la criptomoneda como “sh*tcoin” (algo así como moneda de mierda).

¿En qué área?
Los entusiastas afirman que el bitcoin es una moneda. La Comisión para la Negociación de Futuros de Materias Primas señala que es una materia prima. Así también lo afirma Goldman Sachs Group Inc. Así que sería natural que las transacciones de los nuevos contratos sean entregadas a los equipos de comercialización en esos mercados. Sin embargo, un ejecutivo dijo que hay al menos un argumento para que sean los equipos de renta variable (específicamente los operadores delta one de derivados) los que estén a cargo, pues están familiarizados con las matemáticas: el bitcoin es como una acción volátil, y los futuros, al menos de alguna forma, son opciones para seguirla.

Marcada volatilidad
Cuando los precios de los activos son estables, es relativamente fácil para los bancos hacer mercados: ayudar a un cliente a comprar o vender un activo, y luego encontrar otro cliente que quiera tomar una posición contraria. Sin embargo, el bitcoin es demasiado radioactivo para que los bancos lo mantengan en su poder, puede variar salvajemente en cuestión de minutos, y no hay un modelo establecido para contabilizarlo en los balances.

Así, los bancos tratarán de liquidar los nuevos contratos al emparejar a un inversor con otro. Eso puede ser difícil. Unos pocos operadores, por ejemplo, afirman que muchos clientes solo están interesados en operaciones de venta corta. Esto puede resultar en un día difícil en la oficina, pues sin operaciones largas, las transacciones serán costosas y difíciles de cerrar.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Estados Unidos 27/07/2021 Desigualdad de vacunas eleva la brecha de recuperación a nivel global según el FMI

Aún se espera que la producción mundial crezca 6% en 2021 luego de la caída de 3,2% del año pasado, indicó el Fondo en una actualización de las perspectivas

México 28/07/2021 Calificadora Moody’s anunció rebaja de calificación de Petróleos Mexicanos a “Ba3”

Moody's dijo que la decisión se basa en el alto riesgo de liquidez de Pemex; la empresa enfrenta altos niveles de vencimientos de deuda

Estados Unidos 25/07/2021 Anthony Fauci advierte sobre el camino para combatir el covid-19 en Estados Unidos

Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas del país, dijo que podría ser necesaria una inyección de refuerzo

MÁS GLOBOECONOMÍA