La petrolera estatal ecuatoriana Petroecuador activó el miércoles la cláusula de fuerza mayor en sus contratos de comercialización

Reuters

La producción de petróleo de Ecuador registró el miércoles una pérdida acumulada de 232.000 barriles por la suspensión de bombeo en varios de sus campos, y las autoridades analizan declarar fuerza mayor en sus envíos, en medio de una extendida protesta contra medias de austeridad, dijo el Ministerio de Energía.

Manifestantes indígenas mantienen una protesta en rechazo a la eliminación del subsidio al diésel y la gasolina extra impuestas por el presidente Lenín Moreno en un intento por reducir un abultado déficit fiscal y una gran deuda externa.

Grupos de manifestantes han ingresado en los últimos días a las instalaciones petroleras en las provincias amazónicas de Orellana, Sucumbíos y Napo parando la operación en unos nueve bloques, según las autoridades.

"Ya va una producción de 232.000 barriles acumulada que se ha perdido, no se ha podido producir y eso significa más de 12,5 millones de dólares en producción petrolera", dijo el ministro de Energía, Carlos Pérez, a un canal de televisión.

La situación llevó a paralizar las operaciones del oleoducto estatal SOTE, que transporta unos 360.000 barriles promedio día (bpd).

"Al momento, el caudal es mínimo y no permite la normal operación del oleoducto, por lo que los técnicos de Petroecuador decidieron suspender la operación para precautelar la integridad mecánica de los equipos", explicó el ministerio.

"Debido a esta paralización, se analiza declarar la eventualidad de fuerza mayor" en contratos internacionales por posibles demoras en la entrega de los cargamentos, añadió el comunicado.

Pérez informó además que las empresas privadas que operan en el país también se han visto afectadas por las protestas y que ha "recibido cartas de algunas de ellas" expresando preocupación.

Ecuador produce unos 548.000 barriles diarios (bpd) y recientemente anunció su retiro de la Opep a partir de enero del 2020, debido a los problemas fiscales que enfrenta.

El Gobierno reconoció problemas de abastecimiento de combustibles en varias provincias del país por el cierre de carreteras.

Declaran fuerza mayor 
La petrolera estatal ecuatoriana Petroecuador activó el miércoles la cláusula de fuerza mayor en sus contratos de comercialización de crudo por problemas de operación en su bombeo a raíz de las protestas, dijeron dos fuentes del Ministerio de Energía.

La operación estatal de crudo del pequeño país petrolero se ha visto afectada por la suspensión de la producción de varios campos en la región amazónica, en medio de manifestaciones convocadas por indígenas en rechazo a la eliminación de subsidios a combustibles.

Más temprano, la estatal paralizó la operación del oleoducto estatal SOTE.

Restringen libertad de tránsito
El presidente de Ecuador ayer también restringió la libertad de tránsito y movilidad en zonas aledañas a edificios de Gobierno e instalaciones estratégicas, según un decreto firmado por el mandatario el martes, cuando recrudecían las protestas en Quito.

El toque de queda en esas zonas regirá de lunes a domingo entre las 20.00 hora local y las cinco de la madrugada (0100 a 1000 GMT) mientras dure el estado de excepción, agregó el documento, que se publica cuando aumentan las protestas contra las medidas de austeridad del Gobierno.

El movimiento indígena llegó a Quito para protestar contra la eliminación de subsidios al diésel y la gasolina extra. Las manifestaciones han dejado destrozos en instalaciones públicas, saqueos y cientos de personas detenidas.