La disminución se daría al suponer que la epidemia alcance su punto máximo en China en los primeros tres meses de 2020

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La Ocde presentó un informe llamado ‘Coronavirus: la economía del mundo en riesgo’, en el que analiza los efectos que tendrá la enfermedad en la dinámica económica mundial. El principal resultado que arroja el estudio es que el crecimiento mundial se puede reducir medio punto porcentual. Para este año está estimado en 2,4% e, incluso, podría ser negativa en el primer semestre de 2020.

La disminución se daría al suponer que la epidemia alcance su punto máximo en China en los primeros tres meses de 2020 y los brotes en otros países demuestren ser moderados y contenidos. Así mismo, la enfermedad tendrá un impacto adverso en la confianza, los mercados financieros y el sector de viajes y turismo. Estos efectos demuestran la importancia que tiene China en la economía global.

Precisamente, el estudio indica que los mercados más afectados serán los que tienen relaciones comerciales más estrechas con el gigante asiático como Corea del Sur con 2% de crecimiento y caída de 0,3 puntos; Japón que se contraería 0,4 puntos frente a la medición de noviembre y tendría un PIB de 0,2% y Australia que crecería 1,8% tras recorte de 0,5 puntos.

Si los efectos del coronavirus son más fuertes de lo pensado y se extiende ampliamente por la Asía, Europa y América del Norte, la perspectiva de crecimiento puede disminuir aún más.

Sumado a la coyuntura del virus, se agrega la debilidad de la demanda global, el comercio y la inversión, a raíz de los aranceles más altos entre Estados Unidos y China en los últimos dos años.  “La primera fase del tratado comercial entre las dos naciones es un desarrollo bienvenido que debería ayudar a aliviar algunos de estos efectos”, establece el estudio.

Ahora bien, las empresas han sentido la reducción de la producción en China, pues el país es clave en la cadena de suministros de materias primas y bienes intermedios como computadores, productos farmacéuticos y equipo de transporte. Según el pronóstico de la Ocde, China tendría un crecimiento este año de 4,9% tras una reducción de 0,8 puntos la segunda más alta de los países analizados. "Las perspectivas para China se han revisado notablemente, con un crecimiento que cae por debajo de 5% este año, antes de recuperarse a más de 6% en 2021, a medida que la producción vuelve gradualmente a los niveles proyectados antes del brote", cita el informe.

“Un retraso prolongado en la restauración de la producción en las regiones afectadas se sumaría a la debilidad en los sectores manufactureros en muchos países, dado el tiempo que lleva enviar suministros a todo el mundo”, dijo la Ocde.

Igualmente, las restricciones de viajes y la cancelación de muchas visitas planificadas, así cómo ruedas de negocios y eventos de ocio se han visto cancelados, lo que afecta al sector de servicios.

Es probable que esta tendencia se mantenga por algún tiempo, pues los turistas chinos representan alrededor de una décima parte de todos los visitantes transfronterizos, y una cuarta parte o más de todos los visitantes en Japón, Corea y algunos economías asiáticas más pequeñas.

Medias que deben implementar los Gobiernos

Según la Ocde, los Gobiernos deben garantizar medidas de salud públicas efectivas y con recursos suficientes para prevenir y con recursos suficientes para prevenir infección y contagió, e implementar políticas bien focalizadas para apoyar los sistemas de atención médica.

Igualmente, las políticas macroeconómicas de apoyo pueden ayudar a restablecer la confianza y ayudar a la recuperación de la demanda.