RIPE:
DIARIO FINANCIERO

Con ello en doce meses el incremento es de 2,5% mientras que en lo que va del año acumula un alza de 1,3%

Diario Financiero - Santiago

Siguen los precios contenidos ante la menor actividad económica que han provocado las cuarentenas en todo Chile. Así lo refleja el índice de Precios al consumidor (IPC) en julio, que registró un alza de 0,1% presionado, esta vez, por los alimentos.

Con ello en doce meses el incremento es de 2,5% mientras que en lo que va del año acumula un alza de 1,3%, de acuerdo a lo informado este viernes por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Esto, se encuadra en las expectativas del mercado coincidiendo con las expectativas que recogió la encuesta Bloomberg, mientras que la del Banco Central, hecha fines de julio a los Operadores Financieros proyectaba una nula variación.

En el séptimo mes del año, ocho de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC aportaron alzas en sus precios que presionando al indicador en la variación mensual, mientras que cuatro empujaron a la baja.

Entre las divisiones con aumentos en sus precios destacó alimentos y bebidas no alcohólicas con un 0,6% y bebidas alcohólicas y tabaco con un 1,1%, mientras que entre las que consignaron retrocesos mensuales en sus precios destacó transporte con 0,8%, según el reporte.

En los alimentos y bebidas no alcohólicas, nueve de sus 11 clases marcaron un incremento en sus valores. La más importante fue el pan y cereales con 1,7%, mientras que las frutas lo hicieron 1,4%. De los 76 productos que componen la división, 43 presentaron alzas en sus precios, siendo el más relevante el pan con un 3%. Con esto acumula un alza de 4,7% al séptimo mes del año y registra una variación de 5,4% a doce meses. Le sigue la carne de vacuno con 0,6%.

En la división de bebidas alcohólicas en dos de sus cuatro clases hubo un crecimiento en sus precios. La más importante fue tabaco con 2,1%, seguida de bebidas destiladas con 5,2%. De los ocho productos que componen esta ítem de la canasta de IPC, cinco en donde además de los cigarillos, influyó el pisco con 5,4%.

En tanto, ejerciendo la contrafuerza, estuvo Transporte que tuvo descensos mensuales en tres de sus diez clases. La más importante fue combustibles y lubricantes para vehículos de transporte personal (-3,5%) seguido de otros servicios relativos a vehículos de transporte personal (-0,8%).

De los 24 productos que componen la división, siete consignaron caídas en sus precios, destacando gasolina (-3,4%) y petróleo diésel (-4,8%).

Otros productos que destaca el reporte son el incremento de los medicamentos para el aparato digestivo y metabólico, con un crecimiento mensual de 4,8% en su valor y los seguros con un repunte de 4,2%.

A la baja se menciona el gasto común con una caída de 3%, acumulando un retroceso de 5,3% en el año.