.
HACIENDA La Fed y su estrategia: en 2008 fue la reactivación, hoy no quiere frenar la economía
miércoles, 31 de julio de 2019

La maniobra respondería, esta vez, a un contexto de mayor incertidumbre global y tipos en otras economías en niveles históricamente bajos

Diario Financiero - Santiago

La Reserva Federal de Estados Unidos está dispuesta a realizar hoy una maniobra histórica: en su reunión de política monetaria, que arrancó ayer, reduciría la tasa de interés por primera vez desde la crisis financiera de 2008.

Muchos analistas ven la movida como el primer paso en una nueva política de estímulo destinada a apoyar una economía que, aunque se ha venido mostrando fuerte, también ha empezado a dar señales de desaceleración.

El dato del PIB del viernes reveló que EEUU creció a una tasa anualizada de 2,1% entre abril y junio, por encima de lo esperado, pero muy por debajo del 3,1% del primer trimestre. Ayer, el dato de gastos y precios del consumidor anotó un alza moderada de 0,3% en junio, apuntando a una expansión más lenta y a una inflación que refuerza los argumentos de la Fed para bajar los tipos.

Los números confirman que EEUU sigue en la misma senda de reactivación que empezó hace diez años, cuando salió de la crisis, con la expansión más larga de su historia pero también la más mediocre. “Estos motivos deberían generar una reacción por parte de la Fed para tratar de apuntalar la alicaída economía”, aseguró la consultora Capitaria en un informe.

Los recortes suelen ocurrir cuando Wall Street cae en picada, la actividad económica se encuentra en franco repliegue y el empleo desaparece, como ocurrió en 2008. Pero, ahora, EEUU crece a una tasa relativamente saludable, la bolsa rompe récords seguido, los salarios van al alza y el desempleo está en su nivel más bajo del último medio siglo.

Ante ese escenario, el recorte de hoy -que el mercado apuesta a que sería en 25 puntos base- respondería a un objetivo distinto: evitar que se ponga freno a la expansión frente a un contexto de mayor incertidumbre global y tasas de interés en otras economías en niveles históricamente bajos.

Además, a diferencia de hace 11 años, la entidad está enfocada en determinar cuál es la mejor manera de mantener su poder para combatir una eventual recesión. Las autoridades, que aún tienen en la memoria los efectos de la crisis, creen que se necesita una acción más temprana para garantizar que el país no termine como Japón, con los costos de los créditos estancados en cero.

No obstante, existe otro riesgo: el de estimular innecesariamente la economía cuando ya está creciendo a una tasa superior a la tendencia, y presionar los precios de los bonos y las acciones a niveles nuevos y quizás insostenibles.

Así las cosas, el motivo para bajar las tasas es menos convincente ahora que cuando el banco se reunió en junio, lo que podría terminar derribando las expectativas de que se produzca una serie de recortes este y el próximo año.

Los futuros movimientos de la Fed dependerán de los datos económicos que están por llegar.