RIPE:
GESTIÓN

El presidente de BCR, Julio Verlarde, expuso los riesgo de retrasar el crecimiento económico durante los próximos meses

Diario Gestión - Lima

El Banco Central de Reserva del Perú (BCR) ajustó su pronóstico de contracción de la economía del país a un 12.7% para el cierre del 2020, cuando en junio había previsto 12.5%, debido a las estrictas medidas de confinamiento y prolongado reinicio de la fase 4 de reactivación.

El presidente del BCR, Julio Velarde, informó la reducción de proyección para el 2021, a un 11.0%, cuando se había estimado un crecimiento de 11.5% en el sexto mes del año.

Velarde expuso los riesgos que podrían retrasar el crecimiento económico del Perú. Uno de ellos sería el choque de demanda interna, debido a la demora en el reinicio de las actividades. Asimismo, la ejecución de proyectos de inversión, así como el hallazgo y acceso a la vacuna contra el coronavirus COVID-19.

El choque de demanda externa se puede generar por la incertidumbre en torno al desarrollo y distribución de la vacuna, lo cual afectaría el crecimiento mundial y por tanto la demanda de las exportaciones peruanas. El dólar se apreciaría por demanda de activos seguros.

Otro riesgo sería el choque financiero externo con la salida de capitales de países emergentes y una elevación de los spreads de deuda.

Inflación

En cuanto a la inflación, se proyecta que esté por debajo del 1% este año (0.8%), mientras que en el 2021, estaría en 1.0%.

“La inflación sí hemos corregido porque esperábamos 0% de inflación, esperamos un cierre de 0.8% y 1.0% el próximo, debajo del rango este año, y el próximo inferior del rango meta que es de 1 a 3″, mencionó Velarde. “Es una inflación bastante baja y vamos a ver cómo se comporta los próximos meses”.

Entre otras proyecciones, el BCR redujo la estimación de déficit fiscal de este año a un 9.2% del PBI desde un 9.7% anterior; mientras que para el 2021 pronosticó un faltante de un 5.1% desde un 4.2% previo.

Tipo de cambio

El tipo de cambio en el Perú ha sido bastante estable. Si bien el sol se ha depreciado menos que el resto de países de la región, ha habido hubo una caída de 6.7%. Sin embargo, Chile ha sido el país que mejor comportamiento ha tenido al respecto.

Commodities

Los precios de los commodities se han recuperado con la reapertura gradual de las principales economías, las medidas de estímulo monetario y fiscal y la depreciación del dólar.

Los precios de los minerales han tenido un comportamiento bastante positivo, en parte porque frente a una tasa de interés casi cero en países desarrollados, casi siempre los commodities se convierten en un activo financiero, cuando se espera que la demanda espere en reactivarse en los próximos meses en el mundo. El cobre se encuentra en US$ 3.06 la libra. “Esperamos que la producción minera el próximo año, pero no a niveles prepandemia”, dijo.

Balanza comercial

El organismo reportó que la balanza comercial va a tener un saldo positivo mayor que en los últimos años por la contracción de las importaciones y por los mayores términos de intercambio. Este año esperamos un superávit de US$7368 millones, explicado por una caída en las importaciones de US$9,058 millones y una caída de las exportaciones de US$ 8,304 millones.

El próximo año se espera una recuperación en importaciones y exportaciones. Hay una importante caída en volumen de exportaciones mineras por la caída en la producción durante los meses de cuarentena. “Esperamos un incremento en las exportaciones de 7,336 millones y en las importaciones de US$ 5,016 millones. Tendríamos un superávit comercial de US$ 9,687 millones”, refirió.

Empleo

La Población Económicamente Activa Formal (PEA) se contraería en 9.5% en el cuarto trimestre a comparación del mismo periodo del 2019. La PEA ocupada informal crezca. “Si comparamos la PEA ocupada estamos esperando que millones en el último trimestre del año, sea similar al último trimestre del año pasado. En diciembre tengamos cifras similares”, acotó.

Sin embargo, Velarde proyecta un incremento en el desempleo. A fines del cuarto trimestre del año pasado fue de 3.6%, se estima que este año cierre en 8.1%. “Hay que recordar que el impacto de la actividad económica, no solo es porque el sector está cerrado, sino porque no reciben ingresos, tampoco consumen lo que afecta la producción de otros sectores. Adicionalmente, en muchos segmentos hay una cautela para evitar un choque enorme”.

Demanda interna

La demanda interna del primer semestre se vio afectada por el confinamiento, cese de actividades y el incremento de la incertidumbre. Para el año 2021, el crecimiento del PBI se apoyaría en la restauración de la confianza y la mejora del mercado laboral y demanda global.

Inversiones

La inversión privada tendría una contracción de 28.5% en el 2020 por la paralización de actividades e incertidumbre del COVID-19. En el 2021, la recuperación se sustentaría en el reinicio de proyectos postergados este año. No obstante, el BCR estima que todavía no se alcanzarían los niveles de inversión previos a la crisis.

En cuanto a la inversión pública, tendría una caída de 19% este año, principalmente por la paralización del sector construcción. En el 2021, se prevé un crecimiento de 11% explicado por el reinicio de obras de construcción y proyectos de infraestructuras.