PIB de la eurozona cayó 3,8% en el primer trimestre de 2020 respecto al último de 2019, el conjunto de la Unión Europea perdió 3,5%

Diario Expansión - Madrid

En los casos de la Eurozona y la Unión Europea se trata de los desplomes trimestrales más pronunciados desde que Eurostat inició la serie histórica en 1995, precisó esa institución en un comunicado, que recordó que a lo largo del mes de marzo se empezaron a aplicar en Europa medidas de confinamiento ligadas al coronavirus.

En el último trimestre de 2019, el PIB había progresado un 0,1 % en la zona euro y un 0,2 % en el conjunto de la UE.

Aunque Eurostat no ha ofrecido en esta primera estimación datos desagregados por países, algunas de las principales economías de la zona euro, como Francia, España e Italia, han informado hoy de caídas históricas de sus respectivos PIB, con un desplome del 5,8% en el caso de la economía gala, del 5,2% en el de la española y del 4,7% en el de la italiana, en los tres casos por encima del promedio de la zona euro.

En la comparación interanual, el producto interior bruto cayó un 3,3 % en la eurozona y un 2,7 % en toda la Unión Europea, un cambio de tendencia respecto a los avances del 1 y del 1,3 % respectivamente de la comparación interanual del trimestre precedente.

"Se tratan de las caídas (interanuales) más importantes desde el tercer trimestre de 2009", cuando el PIB trimestral de la eurozona cayó de año a año un 4,5 % y el de la zona euro un 4,4 %, precisó Eurostat.

IPC de la eurozona se debilita 0,4% en abril, su nivel más bajo desde 2016

Además, Eurostat ha publicado también la tasa de inflación interanual de la zona euro, que se ha situado en abril en el 0,4%, tres décimas por debajo de la registrada en el mes de marzo y su nivel más bajo desde septiembre de 2016, ante el impacto de la caída de los precios del petróleo y de las medidas de contención implementadas para frenar la propagación de la pandemia de covid-19.

En concreto, los precios de la energía han registrado en abril un descenso del 9,6% tras caer un 4,5% en marzo, mientras que los alimentos frescos se han encarecido un 7,7%, frente al 3,6% del mes anterior. Por su parte, el precio de los servicios ha subido en abril un 1,2%, una décima menos que en marzo.

De este modo, sin tener en cuenta el impacto de los precios de la energía, la tasa de inflación interanual de la zona euro se ha situado en el 1,5%, dos décimas más que en marzo, mientras que al dejar fuera también la evolución de los precios de los alimentos frescos, se ha situado en el 1,1%, frente al 1,2% de marzo.

La tasa de inflación subyacente de la zona euro, que excluye la energía, los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, se ha situado en abril en el 0,9%, una décima por debajo del dato de marzo.