Déficit primario del sector público en el mes, excluidos los pagos de intereses, fue de 81.100 millones de reales (US$15.000 millones)

Reuters

Las finanzas de Brasil continuaron deteriorándose en julio cuando la crisis del Covid-19 llevó a la deuda y el déficit del sector público a nuevos récord, mostraron las cifras oficiales el lunes, aunque los datos no fueron tan malos como temían economistas.

La deuda nacional se elevó a un récord de 86,5% del Producto Interno Bruto en julio y el déficit primario del sector público en el mes, excluidos los pagos de intereses, fue de 81.100 millones de reales (US$15.000 millones), dijo el lunes el banco central.

Ambas cifras, sin embargo, fueron menores que los pronósticos respectivos en una encuesta de Reuters a economistas que apuntaban a 86,9% del PIB y un déficit mensual de 94.000 millones de reales.

En los primeros siete meses del año, el déficit primario se situó en 11,9% del PIB, en comparación con solo 0,2% del PIB en el mismo período del año pasado.

El pronóstico oficial más reciente del gobierno es de un déficit primario del sector público de 812.000 millones de reales este año, o el 11,3% del PIB. Pero eso no incluye la extensión de los pagos de ayuda de emergencia a los pobres anunciada por el presidente Jair Bolsonaro y que se espera se confirme esta semana.