Los productos con mayores alzas fueron los huevos, el arroz y las papas. Los aumentos se observan en el Uruguay y Colombia

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

En su más reciente informe 'Cómo evitar que la crisis del covid-19 se transforme en una crisis alimentaria: Acciones urgentes contra el hambre en América Latina y el Caribe', la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) propuso la creación de un bono contra el hambre para la población vulnerable y crédito para los productores.

Según el texto, "el Bono Contra el Hambre podría materializarse en la forma de transferencias monetarias, canastas o cupones de alimentos a toda la población en situación de pobreza extrema por un período de seis meses, equivalente a 70% de la línea de pobreza extrema regional (US$47 de 2010). Su costo equivaldría a 0,06% de PIB regional, si se entrega únicamente a la población en pobreza extrema mayor de 65 años, o a 0,45% del PIB si se da cobertura a toda la población en pobreza extrema. La Cepal y la FAO recomiendan la segunda opción, lo que tendría un costo estimado de US$23.500 millones".

Otras de las medidas que propuso la Cepal y la FAO para superar estos retos son reforzar los programas de alimentación escolar para garantizar la alimentación de niños, niñas y adolescentes, apoyar las iniciativas de asistencia alimentaria de las organizaciones de la sociedad civil, apoyo financiero (crédito y subsidios productivos) para las empresas agropecuarias, orientado principalmente a la agricultura familiar,  ajustar los protocolos de sanidad y salud en la producción y el transporte de alimentos y en los mercados mayoristas y minoristas, entre otros.

Los organismos también destacaron que dentro de las estrategias de los gobiernos para garantizar la seguridad alimentaria se podrían incluir la expansión y garantía del funcionamiento de los programas de apoyo a la producción de autoconsumo, el aseguramiento del financiamiento, la asistencia técnica y el acceso a insumos y mano de obra a los agricultores y pescadores artesanales.

¿Cómo avanzan los países en la protección de la seguridad alimentaria y del sector del agro?
De acuerdo con el documento publicado por la Cepal, en Colombia se han establecido medidas para vigilar el precio de los insumos agropecuarios y controlar los costos de producción agrícolas. A esto se le suma que en Chile, Colombia y Costa Rica existen experiencias exitosas de digitalización de ferias y mercados mayoristas, con entrega incluida, destacó el informe.

Pese a estos esfuerzos, se ha registrado una riesgo en el incremento a futuro de los alimentos.  "El promedio ponderado regional de incremento en el componente de alimentos del índice de precios al consumidor, entre enero y mayo de 2020, ha sido de 4,6%%, cifra casi cuatro veces mayor al alza en el índice de precios general (1,2%). El incremento ha sido particularmente elevado en la Argentina (14,1%), Colombia (5,6%), México (4,7%) y el Uruguay (7,0%). La diferencia entre el alza de los precios de alimentos y los precios generales es mucho menor en el Uruguay que en el Brasil, el Ecuador, Colombia, México y el promedio de América Latina y el Caribe", detallaron los organismos en la publicación.

Según el análisis de la Cepal y la FAO, que incluye seis alimentos, en Colombia los que más subieron fueron papa (18%), fruta (18%), arroz (13%), huevos (7%) y pan (1%). "Los productos con mayores alzas fueron los huevos, el arroz y las papas. Los aumentos más generalizados se observan en el Uruguay, Colombia y el Brasil, que también están entre los países con mayor inflación de alimentos", destacó el estudio.