Los opositores dijeron que la verdadera razón era evitar el control del Parlamento, donde no tiene mayoría, a su política de Brexit

Reuters

Boris Johnson podría reconvocar al Parlamento si la Corte Suprema de Gran Bretaña dictamina que lo suspendió ilegalmente, dijo el martes un abogado del gobierno, después de que los jueces se enteraron de que el primer ministro quería un cierre legislativo porque era un obstáculo para sus planes del Brexit.

Johnson anunció el 28 de agosto que le había pedido a la reina Isabel prorrogar o suspender el Parlamento por cinco semanas hasta el 14 de octubre. Sostuvo que esa medida era necesaria para que introducir una nueva agenda.

Los opositores dijeron que la verdadera razón era evitar el control del Parlamento, donde no tiene mayoría, a su política para el Brexit, especialmente a su promesa de abandonar la Unión Europea antes del 31 de octubre, incluso si no se ha alcanzado un acuerdo de divorcio.

Quienes se oponen al plan quieren que la Corte Suprema dictamine que las acciones de Johnson son ilegales. Los críticos, incluidos los rebeldes expulsados ​​de su Partido Conservador, dicen que Johnson debería renunciar si esa es la decisión.

"La consecuencia (de que su pedido a la reina sea declarado ilegal) podría ser que acuda nuevamente a la reina y busque que ella reconvoque al Parlamento", dijo a la corte Richard Keen, encargado de las leyes del gobierno en Escocia.

El máximo tribunal de Escocia dijo el miércoles pasado que la suspensión era ilegal y un intento "atroz" de obstaculizar al Parlamento.

Pero una semana antes, el Tribunal Superior de Inglaterra y Gales rechazó un caso similar, diciendo que el asunto era político y no algo en lo que los jueces deberían interferir.

Ahora, los 11 jueces de la Corte Suprema deben decidir sobre una cuestión crucial: hasta qué punto la Constitución no escrita de Gran Bretaña limita el poder del primer ministro y si el consejo de Johnson a la reina fue ilegal.

"Que esta es una cuestión de derecho difícil se demuestra por el hecho de que tres jueces superiores en Escocia han llegado a una conclusión diferente de tres jueces superiores en Inglaterra y Gales", dijo Brenda Hale, presidenta de la Corte Suprema.