RIPE:
EL ECONOMISTA

En el sexto mes del año, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentó 0,55% respecto al mes previo, especialmente por el incremento el el precio de las gasolinas

El Economista - Ciudad de México

La inflación anual registró una aceleración en junio, el primer mes de la llamada "Nueva Normalidad" ante la pandemia de covid-19, de acuerdo con lo divulgado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el sexto mes del año, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentó 0,55% respecto al mes previo, con lo que a tasa anual se ubicó en 3,33%, lo que significó una aceleración desde 2,84% que se registró en mayo.

El dato quedó por arriba del pronóstico de 17 especialistas consultados por Reuters, el cual auguró una inflación de 3,20% como resultado del incremento de los precios de las gasolinas, los que si bien en comparación anual disminuyeron respecto al mismo mes de 2019, en su comparación mensual han presentado incrementos.

Por ejemplo, el precio de la gasolina tipo Premium disminuyó 13,37% respecto a junio de 2019 pero, en su comparación con los precios de mayo, mostró un incremento de 6,67%.

El reporte del Inegi informó que la inflación subyacente, la cual elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles, se aceleró a 3,71% desde 3,64% del mes previo.

Dentro de este rubro, las mercancías registraron un incremento de 4,69% anual en sus precios, ello por los aumentos en los alimentos, bebidas y tabaco de 6,59%, mientras que las mercancías no alimenticias incrementaron en 2,66%.

En el caso de los servicios -el otro componente de la inflación subyacente-, se registró un incremento anual de 2,65%, derivado de las tasas de 4,45% de las colegiaturas; 2,49% de las viviendas; y de 2,42% de otros servicios.

Respecto a la inflación no subyacente, esta se aceleró de 0,35% de mayo a 2,16% en junio. El incremento se explicó por la tasa anual de 7,69% de los productos agropecuarios, en donde las de las frutas y verduras se encarecieron en 13,14% mientras que los pecuarios 3,45%.

En tanto, los precios de los energéticos y tarifas autorizadas del gobiernos disminuyeron en 1,90% anual, debido a que los energéticos mostraron una tasa negativa de 4,57% mientras que las tarifas aumentaron 4,17%.