La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

Los precios al consumidor en Estados Unidos cayeron, en señales alentadoras para la recuperación de la economía. Una inflación baja le entrega un amplio espacio a la Reserva Federal para seguir apoyando la recuperación con medidas de estímulo.

Un reporte del Departamento del Trabajo mostró que los precios al consumidor cayeron un 0,3% en noviembre, el primer declive en seis meses, debido a una fuerte baja de los costos de la gasolina.

El llamado IPC subyacente, que excluye los costos de alimentos y energía, subió un 0,1% el mes pasado tras avanzar un 0,2% en octubre.

La Fed dijo el miércoles que esperaba mantener las tasas de interés en niveles cercanos a cero hasta que el desempleo caiga al menos a un 6,5% y siempre y cuando la inflación no amenace con subir por sobre un 2,5% y las expectativas de inflación se mantengan contenidas.

La actividad fabril estadounidense anotó su mayor incremento en casi un año en noviembre gracias a un rebote en la producción automotriz.