RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La caída nacional de este año sería más moderada que la que espera la región en promedio durante los próximos meses

Diario Financiero

Un llamado de atención a mirar con cautela la recuperación en medio de la pandemia realizó Goldman Sachs a las economías de América Latina, las que a causa de problemas preexistentes tendrían trabas en el crecimiento.

"Perspectiva macro de Latam 2021-22: de virus, vacunas, recuperaciones en forma de V y viejas vulnerabilidades molestas" se titula el informe anual publicado hoy por el banco de inversión, el cual proyecta que el Producto Interno Bruto (PIB) de Chile se contraerá 6% este año, para rebotar a 5,1% en 2021.

El nuevo panorama significa un cambio desde el escenario anterior, en el cual se estimaba una merma de 5,5% para el PIB este año, con una expansión del 4% del mismo el año entrante, de acuerdo al reporte elaborado por los economistas Alberto Ramos, Paulo Mateus, Tiago Severo y Daniel Moreno.

La caída nacional de este año sería más moderada que la que espera la región en promedio, de 7,5%, y si bien el rebote latinoamericano sería de 4,5%, el informe destaca que Chile sería la única economía donde pronostican que la actividad para fines de 2021 superará el nivel anterior al coronavirus. O sea, el tercer trimestre de 2019.

Goldman Sachs advierte que "algunos de los desafíos económicos, políticos y sociales de larga data que enfrenta Latam fueron amplificados por la pandemia del Covid-19", ya que antes de la emergencia "ya estaba rezagada con respecto a otras regiones de mercados emergentes".

A modo general, el banco prevé que la contracción de la actividad real durante este año borre todo el crecimiento acumulado en los últimos seis años.

Y pensando en 2021, el rebote se vería impulsado por los sectores de servicios, los más afectados por los protocolos y medidas de distanciamiento social durante la pandemia. Eso sí, la firma advierte que la región experimentará "un fuerte rebote, no un fuerte crecimiento".

Riesgos de la incertidumbre política

Tanto a nivel latinoamericano como para Chile en particular, el calendario político interno representa un "riesgo a la baja" tanto para la economía nacional como para Perú, Ecuador, Argentina y México, señala la entidad norteamericana.

Para el caso chileno, la entidad recuerda que en abril se celebrarán elecciones locales y de constituyentes, seguidas de elecciones presidenciales y parlamentarias en noviembre.

"La nueva Constitución probablemente valide un Estado más grande y una red de seguridad social más amplia, agregando más presión sobre la trayectoria fiscal en deterioro", señala el informe.

Además, agrega que "si bien la necesidad de una mayoría calificada limita el potencial de cambios radicales, también aumenta la probabilidad de una Constitución esbelta que deje muchos temas importantes pendientes, que luego tendrían que ser decididos por el Congreso entrante, aumentando la relevancia de la carrera por el Congreso de noviembre".

Por lo mismo, Goldman espera que "la incertidumbre política y de políticas se mantenga alta durante un período prolongado, creando vientos en contra para la recuperación esperada de la actividad económica".