RIPE:
EXPANSIÓN

En 2015 se denunció el desvío de cerca de US$681 millones del fondo a cuentas privadas del entonces primer ministro, Najib Razak

Diario Expansión - Madrid

La entidad financiera Goldman Sachs pagará US$3.900 millones a Malasia por su implicación en la trama de blanqueo de capitales y corrupción a través del fondo de inversión estatal 1Malaysia Development Berhard (1MDB), anunció el Ministerio de Finanzas malasio este viernes.

"Este acuerdo supone devolver activos que pertenecen por derecho al pueblo malasio. Estamos seguros de que estamos obteniendo más dinero de Goldman Sachs en comparación con intentos anteriores, que estuvieron muy por debajo de las expectativas", señaló, Zafrul Aziz, ministro de Finanzas malasio, en un comunicado publicado hoy.

El acuerdo pone fin a la disputa legal iniciada por la Fiscalía malasia en agosto de 2019 por el papel de varios directivos de Goldman Sachs en la gestión de tres transferencias de bonos por un valor total de US$6.500 millones de 1MDB entre 2012 y 2013.

En virtud de dicho acuerdo, Goldman Sachs realizará un pago de US$3.500 millones, garantiza la recuperación de activos por valor de al menos US$1.400 millones procedentes de los fondos desviados en las tres transacciones y se compromete a ayudar al Gobierno malasio a recuperar otros activos.

La trama de corrupción de 1MDB salió a la luz en 2015, cuando varios medios denunciaron el desvío de unos US$681 millones del fondo a cuentas privadas del entonces primer ministro, Najib Razak.

El caso contribuyó a la derrota en las elecciones de 2018 de Najib, que ha sido imputado con 42 cargos, entre ellos lavado de dinero y abuso de poder, desde que perdió el cargo.

El departamento de Justicia de EEUU calcula que unos US$4.500 millones fueron desviados de 1MDB, de los que unos US$1.000 millones habrían sido blanqueados en Estados Unidos con la compra de inmuebles, yates, joyas y obras de arte, entre otros bienes.