RIPE:
ELOBSERVADOR

Pocas veces la sesión de una comisión del Parlamento acapara tanta atención y energía como en la que se habló sobre la vacunación

El Observador - Montevideo

La instancia, anhelada por la oposición desde hace semanas y cuidadosamente trabajada por el oficialismo, dejó asentadas algunas definiciones generales sobre el proceso, pero también mantuvo abiertas las interrogantes acerca de cuáles serán las dosis que adquirirá Uruguay y a partir de qué momento se empezará con el cronograma de inmunización.

En el camino, dirigentes de uno y otro lado del espectro político intercambiaron acusaciones y valoraciones sobre la gestión de la pandemia en su nueva fase. Y mientras que en el Frente Amplio hablan de "imprevisión y retraso", desde el gobierno se remarca que la definición es anteponer "lo científico por encima de lo político", y priorizar ante todo la "seguridad" de la vacuna escogida. "Ni la más barata, ni la más rápida, sino la más segura", expresó el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, ante los legisladores.

Pese a que las autoridades insistieron en que el estado de las negociaciones aún demanda hermetismo y confidencialidad –y los partidos acordaron respetar el carácter reservado de buena parte de la información compartida puertas adentro–, desde el Ejecutivo se aportaron algunas pistas de lo que será el plan de vacunación una vez que se cierren los acuerdos.

Por un lado, representantes del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y de la Comisión Nacional Asesora de Vacunación presentaron un informe, remitido previamente al gobierno, en el que se describen las principales características de 13 vacunas en etapas avanzadas de producción.

Fuentes del oficialismo dijeron a El Observador que esas opciones cuentan con el "aval científico" para negociar. En el documento, el grupo de expertos incluyó una tabla que pondera los distintos atributos de cada una de las vacunas, desde el grado de avance en las pruebas clínicas hasta su eficacia para cada grupo etario.

A raíz de esa información, en el Ejecutivo evalúan si habrá distintas vacunas según el público objetivo. De las 13 opciones avaladas por los científicos, algunas cuentan con mayores chances de llegar a buen puerto, como la de Pzer, Astrazeneca, y una de origen chino.

Por su parte, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, dijo que "es absurdo" decir que "no existe un plan nacional de vacunación", como arman los dirigentes frenteamplistas y sostuvo que si no pueden avanzar demasiado en la información es porque eso "perjudicaría" las negociaciones. "Decir más de lo necesario supone perder mucho para el país", aseguró.

Sin embargo, Salinas informó que el plan de vacunaciones contempla tres escenarios según la cantidad de personas y de dosis. "Hay algunas vacunas, la mayoría, que son de dos dosis y otras de una. Y es un elemento a tener en cuenta. El escenario tres, de máxima, considera a una población objetivo de 2.836.000 personas", armó en conferencia de prensa.

"Tenemos un plan armado. Estamos en la cuarta versión escrita", especificó Salinas, y dijo que desde agosto hay un elenco que representa "la flor y nata" de la salud pública trabajando en la implementación del plan.

En ese aspecto, el ministro sostuvo que la búsqueda de la vacuna se intensificó a partir de noviembre, una vez que la curva de contagios comenzó a crecer. Consultado sobre las acusaciones de que el gobierno desaprovechó el tiempo ganado a la pandemia, Salinas respondió que "se avanzó todo lo necesario que se podía en el escenario conocido". "La comisión ad hoc hizo 12 informes en base a estudios de fase 3, o registros en agencias de peso, después se aceleró, pero si no hay estudios publicados, y si hay recortes de prensa, es evidente que es muy sesgado. También (Uruguay) es un país que no hizo estudios de fase clínica 3, como otros países que pusieron a 40 mil personas voluntarias a testearse inoculándose la vacuna. Hoy esos países tienen cierta prioridad", agregó.

El senador blanco Gustavo Penadés fue más allá y dijo que algunos países "han permitido la utilización de sus ciudadanos como conejillos de indias", pero que "esa no es la decisión de Uruguay".

En una parte de la presentación de Power Point a cargo de Mónica Pujadas, del grupo ad hoc de la Comisión Nacional Asesora de Vacunación, se señalaba que "dada la situación epidemiológica actual, con crecimiento exponencial, transmisión comunitaria del virus y las perspectivas que esto condiciona, la medida de la vacunación es una urgencia de salud pública y es necesario extremar los esfuerzos para iniciar una campaña de vacunación lo antes posible".

Tanto ante los legisladores como ante la prensa, las autoridades resaltaron la necesidad de asegurar la "confianza" de la población, en particular debido al carácter voluntario que tendrá la campaña de vacunación.

La visión del Frente Amplio

Los senadores del Frente Amplio consideraron insuficientes las explicaciones brindadas por las autoridades del gobierno acerca de la marcha de la pandemia por el coronavirus y las negociaciones para la compra de vacunas.

En una conferencia de prensa posterior al encuentro, la senadora Sandra Lazo dijo que la presentación era “absolutamente necesaria” para obtener información acerca de la situación que vive Uruguay. La legisladora del MPP dijo que el plan de vacunación anunciado por el gobierno no tiene “fecha de inicio” ni “laboratorio” al que se adquirirán las vacunas.

“No estamos instando al gobierno a salir ni con el carrito de supermercado ni la mochila, pero hace instantes se manifestó que no se van a hacer experimentos tomando a la población como conejillos de indias, y países como Israel y Reino Unido (que son los que más vacunaron) merecen seriedad porque llevaron adelante una planificación en tiempos adecuados”, armó.

En tanto, el senador socialista Daniel Olesker agregó que el Poder Ejecutivo debió modificar la estrategia sanitaria luego de que aumentó la movilidad por razones laborales y se realizaron algunos eventos masivos como las elecciones. “Era claro que iba a haber un aumento de casos y debieron preverse medidas sanitarias más importantes para hacer frente a esto. Hubo imprevisión y retraso en la política sanitaria”, dijo.

El exministro de Salud Pública consideró que las explicaciones por la baja de testeos no fueron “convincentes” y que Daniel Salinas “asumió que el estancamiento de casos nos ingresaba en una meseta” algo que consideraba incorrecto “porque la positividad sigue aumentando”. “Después del 10 de enero hay que disminuir la movilidad. No está claro si las medidas del 16 de diciembre tuvieron efecto. Quedamos con la sensación de que hay una visión sanitaria que no refleja la realidad en materia de covid-19”, agregó.

Olesker también aseguró que el gobierno no ha tenido “disposición a gastar dinero para hacer frente a la pandemia” y señaló que el monto destinado fue del orden de los US$ 500 millones, que representa 1% del PIB.

Salinas: jerarca cesado sufrió "linchamiento mediático"

En conferencia de prensa, Salinas fue consultado sobre la destitución de Franco Alaggia, coordinador de Relaciones Internacionales y Cooperación del Ministerio de Salud Pública (MSP). El funcionario, de confianza de Salinas, fue cesado en diciembre luego de que enviara un mail a la farmacéutica Pzer informándole que no estaba interesado en adquirir sus vacunas, según informó Búsqueda.

Salinas dijo que se trató de una decisión del presidente y que Alaggia "cometió un error de procedimiento únicamente". "No quiero decir más porque ya hubo linchamiento mediático", añadió.