.
BOLSAS Especuladores financieros apuestan por mayor demanda en derechos de contaminación para 2021
jueves, 11 de febrero de 2021
RIPE:

A diferencia de otros productos básicos, el mercado del carbono es puramente artificial, puesto en marcha por la Unión Europea

Diario 5 días - Asunción

La ganancia de más de 20% este año tomó por sorpresa a algunos y parece haber sido impulsada por especuladores financieros que apuestan por una mayor demanda de los derechos de contaminación a medida que la Unión Europea ajusta sus objetivos climáticos.

“Esperamos que el precio supere los 30 euros y suba a medida que el mercado se ajusta en los próximos años, pero supongo que llegar a 40 ahora demuestra que la gente está entusiasmada”, dijo Emily Jackson, analista de carbono de BloombergNEF. “El mercado no está respondiendo a los fundamentos en este momento”.

A diferencia de otros productos básicos, el mercado del carbono es puramente artificial, puesto en marcha por la UE para imponer un precio a las emisiones de gases de efecto invernadero. Más de 11.000 instalaciones que utilizan energía están cubiertas por el mercado, lo que les exige entregar los derechos para contabilizar la cantidad de sus emisiones. A medida que la UE aumenta sus objetivos climáticos, el sistema de derechos de emisión es fundamental para impulsar el cambio a tecnologías menos contaminantes.

Los analistas esperaban que el carbono ganara este año, pero pocos previeron que llegaría tan rápidamente a 40 euros. Pero la semana pasada, Bloomberg News reportó que varios fondos de cobertura apuestan que el carbono subirá mucho más rápido, hasta 100 euros este año o el próximo. Eso ayudó a generar un aumento de 16% la semana pasada.

La compra especulativa se ha sumado a condiciones de mercado ya ajustadas para comenzar el año. Las subastas comenzaron semanas después de lo normal en enero, dejando un largo período sin ningún oferta adicional en el mercado.

En diciembre, los futuros de carbono superaron los 31 euros batiendo un récord mantenido desde 2006. Han tardado solo dos meses en alcanzar el nivel de 40 euros, un rendimiento que ha superado con creces las ganancias en los precios de referencia de la energía y el gas europeos.