El alto nivel de deuda de los hogares, que equivale al 60% del PIB global, genera preocupaciones por posibles problemas de liquidez

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co

El alto nivel de endeudamiento de los hogares a nivel global, sumado a las crecientes pérdidas laborales (la OIT estima que se perderán 25 millones de puestos de trabajo en el mundo por cuenta del Covid-19) generan dudas frente a las posibilidades de liquidez.

Según un informe del Institute of International Finance (IIF), actualmente las deudas de los hogares a nivel global se encuentran en su punto histórico más alto, superando US$47 billones, lo que equivale a 60% del PIB mundial.

Incluso antes de la aparición del virus, más de 75% de países de la muestra del estudio del IIF presentaban un ratio de deuda de hogares vs. PIB superior al que manejaban antes de la crisis financiera de 2008, y llama la atención que los mercados emergentes y fronterizos son responsables de la mayoría del aumento de esa deuda.

El alto endeudamiento de los hogares, afirma el IIF, amplificará los impactos negativos del Covid-19 y puede exacerbar la vulnerabilidad financiera. Esto, porque un gran aumento de las deudas con relación a los ingresos puede impulsar una reducción significativa del consumo, incluso entre los hogares que manejan un bajo nivel de endeudamiento. El aumento de la carga de deuda, y su probable impacto en el consumo, puede influir fuertemente en el crecimiento de muchas economías, especialmente, advierte el reporte, en las que el consumo privado es responsable por más de la mitad de la actividad económica.

“Por eso ha hecho bien el Gobierno en extender los plazos de pago sin cambiar las condiciones y bajando las tasas, para evitar que haya estrechez de liquidez”, explica María Mercedes Cuéllar, expresidente de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban).